Inland Empire – – – David Lynch: professional mindfucker

14 Apr

Ando en una rachita de David Lynch, hasta me he empezado a meter en la serie de Twin Peaks un poco, lo único que no pienso ver es Dune y tampoco me eché el concierto de Duran Duran dirijido por Lynch pero ya habrá tiempo…bueno, pues sobra decir que sus típicas claves visuales están por todos lados: telones rojos, rolas de jazz, un romancito lésbico por ahí, escenas aleatorias de terror más psicológico que sangriento, figuras malévolas moviendo los hilos “tras bambalinas”, cámaras de video destapando la verdadera realidad de lo que estamos viendo (o sea literalmente aparece una cámara a cuadro siendo filmada por otra cámara), por supueeeesto la figura grotesca que parafraseando al muchacho del Winky’s: “nunca quieres volver a ver en tu vida” y lo más importante en una película de Lynch: meticulosos efectos de audio omnipresentes que nos hacen incómodos y le dan el tono siniestro a la película. Ha si, Laura Dern (Jurassic Park no?) hace una entrega de actuación excelente…ya ahi está.

Con todo ese bla bla bla sobre el modus operandi de Lynch que no podía faltar, me adentro en lo bueno: que significó la pinche película?!. Había leído por ahí que la más difícil de descifrar es Mulholland Drive; No, Mulholland Drive es una película de Disney comparada con esta madre, literalmente: Mulholland Drive tiene una narrativa cronolígica tipo Toy Story comparada con esta onda, mientras que la primera se pone trippy en su último tercio, Inland Empire lo hace al revés: apenas va un tercio de la película y es cuando da el giro drástico hacia lo indescifrable…por cierto, si no haz visto la película por favor no sigas leyendo SPOILER ALERT adelante (digo si es que entendí el “final”), voy a estar discutiendo aspectos del final de la película más adelante así que, repito, para ahora si no haz visto Inland Empire deja este blog…..mmmm ahora!.

David Lynch con una vaca promocionando la película en Los Ángeles

Mi idea es de que la realidad es la de la actriz Nikki, la que vive en Pomona al parecer (de ahí el nombre de Inland Empire), bien retirada del estrellato de Hollywood, tanto literal como geográficamente, pues Pomona está re pinche lejos de todo…al conseguir un papelazo estelar se adentra tanto en su personaje, algo así como un “method acting” tan extremo que se le bota un tornillo y empieza a alucinar la vida de este personaje (Sue) más allá de cuando está en el set…de ahí el romance con el personaje de Justin Theroux que realmente no existe…también trae esta paranoia de que algo malo le puede pasar pues supuestamente la película que está rodando: 47, está embrujada, o hechizada más bien por unos gitanos polacos y en alguna producción alemana anterior de la cinta resultaron asesinados los dos actores estelares…de ahí que dentro de su ya poco estable estado mental alucina historias de la vieja Polonia, cuyas escenas suceden en un periodo parecido a los 40’s, posiblemente 1947…y alucina también gangsters polacos hablando de Inland Empire (donde vive) y derrepente aparecen visitando a el marido de su personaje Sue (pero ella misma en sus trips) y significa el hechizo encarnado polaco que la acosa…los conejos es un tributo de Lynch a Caroll y Alicia en el País de las Maravillas, donde la estelar también desciende al surrealismo a través de una madriguera de conejos…

…O pueden ser dos vidas diferentes de la misma persona, siendo Lynch un gran fan de la meditación trascendental y el Hinduismo. Como quiera hay muuuuuchas escenas inexplicables dentro de cualquier trama que uno quiera armar…pero funcionan como un buen taco de ojo audiovisual, la escena de baile al final donde aparece la mexicana Laura Harring demuestra nuevamente que Lynch tiene más cool en su dedo meñique de lo que alguien como Justin Timberlake jamás podrá tener en todo el cuerpo…lo cierto es que, al igual que cualquier trabajo de Radiohead, las películas de David Lynch son para verse una segunda y tercera vez..el hombre filma cada escena con un propósito, tal como se puede comprobar en Mulholland Drive…lleva 30 años perfeccionando el arte de jugar con nuestras mentes, y como es típico de las películas de este director: se que estaré pensando en esta por muchos días.

4.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: