The Lincoln Lawyer – – – “El Defensor” -_-

5 Jun

Ví esta ayer en el cine, donde como de costumbre me atraganté de palomas y coca de dieta, y sinceramente me consterné al ver que John Leguizamo estaba dentro del reparto, normalmente nada bueno sale de una película que incluya al comediante puertoriqueño. Pero sorpresivamente, la película….no está nada mal. Matthew McCounaghey es un abogado de media monta en Los Ángeles que se las dá de playboy tiburoncín (que sorpresa no?) y así empieza la película donde seguimos las audacias y chascarrillos del galán para derrepente sumergirnos en un laberinto oscuro de asesinatos, mentiras y sospechas, donde hasta por momentos el mismo protagonista Mickey Haller se siente asfixiado por la trama.

OJO — SE RECOMIENDA NO SEGUIR LEYENDO SI NO LA HAZ VISTO

El desmadre empieza a partir de que toma como cliente al personaje de Ryan “Sebastian” Phillippe, un socialitos de Beverly Hills que derrepente se ve acusado de haber madreado a una mujer de la vida galante. El pex es que Phillippe nada más sabe actuar de dos maneras, o es el villano mamón tipo Cruel Intentions o el inocente corderito en Crash / Studio 54…así que en cuanto empieza a hablar como Sebastian ya sabemos quien fué el culpable…pero no importa porque la trama, adaptada de la novela original de Michale Connelly, todavía contiene varias sorpresas que la hace intrigante hasta el mero final.

Matthew McCounaghey definitivamente ha llegado a ser el tipo de actor con suficiente presencia o “gravitas” como para sostener a una película, su actuación cataliza la compeljidad de la trama y pasa de la confianza desmedida a la incertidumbre y al miedo de no estar en control de la situación. Al actor se le une un gran reparto como la siempre deliciosa Marisa Tomei, que ya le ha de andar pegando a los cuarenta-casi-cincuenta y sigue luciendo espectacular. Michale Peña luce en los pequeños momentos que tiene y el chistosón Leguizamo no desencaja para nada. Tienen buenas actuaciones por ahí también William H. Macy y el papá de Malcolm. Otro punto a favor es la filmación en locación en Los Ángeles y las varias tomas de esta ciudad, me gusta jugar a tratar de reconocer los lugares, por ejemplo el depa de Frank Levine (Macy), el investigador de Haller, donde a final de cuentas le dan cuello estoy casi seguro que está en Manhattan Beach.

The Lincoln Lawyer (llamada así porque el abogado Haller trabaja principalmente desde la parte trasera de su Lincoln Town Car) cumple su cometido que es a final de cuentas entretener. Si acaso a veces se siente que tratan de atiborrar en dos horas todo lo contenido en la novela original, pero las actuaciones y el diálogo levantan a este proyecto por encima de la mediocridad.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: