Biutiful

4 Aug

Biutiful es como cuando tu vida parece una pesadilla, odias la calle donde vives, odias la gente con la que trabajas, con la que convives, odias tu ropa; tal es la intimidad que se plazma en esta película al recontar los últimos días de Uxbal (Bardem) y a diferencia de la realidad o del sueño, la pesadilla termina con los créditos.

No me cabe duda de que González-Iñárritu es probablemente el mejor director del mundo…tal vez no esté dotado de un sentido de surrealismo impactante como Lynch, o un simple “cool” como Tarantino, o pueda mantenernos al filo de la butaca como Scorsese…pero no se me ocurre otro que logre capturar el verdadero peso de la vida real en cada una de sus imágenes como él lo hace, cada escena es un poema y cada movimiento de cámara (y vaya que si los hay, casi todo en steady-cam) es con la intención de invocar un sentimiento dentro de la toma, esto último muy de la mano de su longevo cómplice, el Dir. de cinematografía Rodrigo Prieto.

Entonces él puede ser el mejor director del mundo, pero eso no es suficiente para hacerla una de las mejores películas del año, algunos de los “clichés” de Gonz-Iñ (G.I.) ya empieeeezan a cansar un poquito. Tal como el casi 3 horas de una lúgubre pesadumbre que sientes que te oprime la cabeza y el pecho!. La musicalización esporádica del reconocidísimo Gustavo Santaloalla, esas guitarras acústicas tocando unas cuantas notas melancólicas, que fué tan refrescante en el 2000 ya empiezan a choler después de 21 Grams, Babel, Brokeback Mountain y sus otros soundtracks. Y creo que faltó pulir un poco más el lado villanezco de Uxbal, pues a final de cuentas es un criminal y lucra con estas actividades, y tal vez hubieran brillado más sus amplias virtudes si hubiéramos haber observar sus pecados un poco más a fondo…o sea por Diós!, un chinito afeminado le habla un poquito fuerte y Bardem se da la vuelta y se vá?.

"El Negro" en el set

Para estas alturas ya se sabe que Bardem dió una de las mejores actuaciones de todos los tiempos en esta cinta, Sean Penn la comparó a aquella de Marlon Brando en Last Tango in Paris. A pesar de ser un hombre que fisicamente se está muriendo de cáncer y que mea sangre (y como nos enseñó Tom Hanks en The Green Mile, eso DUELE!), Bardem camina con un dolor más psicológico y mental basado en sus preocupaciones sobre que será de sus hijos cuando el se vaya en dos meses. Tiene una esposa que lo quiere a el y a sus hijos, pero desgraciadamente es una adicta bipolar que no puede ayudar ni aunque ella lo intente y es más un pelígro para los niños que una protectora. Por cierto G.I. sigue fascinado con la tensa convivencia entre varias etnias, vieron como los niños, especialmente la más grande, camina al otro lado de la calle de su niñera africana?, sin exactamente saber si le da pena o que es lo que siente.

Y dicho sea de paso que todo el cast es excepcional, desde los chinitos hasta la niñera africana que no se si muchos se hayan dado cuenta pero considera largarse con todo el dinero ese mismo día después de dejar a los niños (cuando la vemos por un segundo en la estación de tren), en ese momento ya estaba listo para que se me partiera el corazón…pero ella recapacita. Y lo mejor es el final (digo desde el principio sabemos que Uxbal se va a morir) cuando G.I. juega un poco con temáticas no terrenales como el limbo, el más allá…por eso cuando Uxbal pregunta – “Qué hay allá?” – dije: Nah, G.I. no se va a atrever a enseñarnos como es el Paraíso…y en efecto.

4.2 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: