J. Edgar – – – Leo, Gays, Política y mucho Maquillaje!

17 Jan

Esta marca la primera vez que ingreso ebrio a una sala de cine, pero para el momento que terminaron los cortos ( y que llevaba media cubeta de palomitas) me había puesto los suficientemente sobrio como para poder analizar con ojo crítico, ese ojo crítico calificado y entrenado de un bloggero amateur, la reciente obra biográfica de Clint Eastwood.

En general, me quedó el sentimiento que la película trató de cubrir todo sin ahondar especificamente en algo que la hiciera interesante. Eastwood ha hecho un gran trabajo con cortes dramáticos como Mystic River y Unforgiven. Pero aquí no se trataba de un personaje cualquiera, sino del que posiblemente fué el hombre más poderoso de E.U.A. por casi 30 años; el proyecto pedía a gritos un script que se zambutiera en los bajos mundos del FBI, las conspiraciones, los nexos con la mafia, el asesinato de los Kennedy’s y las perversas tácticas de espionaje ilícitas…pero no. Se hace alusión a algo de estos temas de una manera muy light, me daban ganas de que Oliver Stone hubiera podido estar en la silla de director para este proyecto, pero después de Wall Street 2, ya no se que pensar de él.

Eastwood dirigiendo a DiCaprio

Por otro lado estaba el aspecto dramático de la historia, que “issues” habían detrás de este polémico personaje, y vaya que si había tela de donde cortar: su supusta homosexualidad, su amorío con su mayatón Clyde Tolson (interpretado por el actor mega “WASP-y” Armie Hammer) y su *gulp* rumoreado trasvestismo. Eastwood de antemano dijo que la película no iba a profundizar mucho en esos temas. Y por lo tanto tenemos muchas escenas ambiguas basadas en únicamente aquellos testigos super-confirmadísimos (el agarre de manos en la limusina)…ahora de donde sacó el guionista Dustin Lance Black la pelea en ese suite de San Diego ni idea. No se apuesta por una opinión acerca de su sexualidad o sus tendencias en cuanto a la preferencia por las modas femeninas; ni se deja claro los orígenes de su carácter tan particular.

Me quedé como con dos sandwiches, pero de esos de un pan nada más, en cada mano.

Pero nada le quita a Eastwood el talento que tiene para dominar su arte y la manera en que captura el periodo, desde los 30’s hasta los 70’s, es de especial relevancia empezando por la iluminación que es suficiente para transimitir un sentimiento de nostalgia por una época que seguramente Eastwood añora personalmente. Los sets, la decoración, los carros y los vestuarios son de primera para capturar el periodo….el maquillaje? mmmm no tanto, a excepción de Naomi Watts, incluso el del personaje Clyde Tolson (Hammer) de plano da risa.

Otro momento sublime por parte de Eastwood es la escena donde se aborda el tema del supuesto trasvestismo de Hoover, su tendencia a vestirse de mujer. La escena se desenvuelve de una manera muy realista y me dejó convencido que bien pudieron ser así las cosas si solo alguien se hubiera asomado por la puerta en ese momento. Resuelve definitivamente los rumores? No. Así como tampoco aquellos en relación a la homosexualidad del ex-Director del FBI.

El 24 de este mes se anuncian las nominaciones a los Oscares, si no me equivoco; y será inevitable la presencia de DiCaprio a mejor actor, en gran parte a su representación llena de tensión y fragilidad al mismo tiempo, y también porque a final de cuentas está interpretando (al final de la película) a un hombre de la tercera edad y bajo un resto de maquillaje, eso le encanta a los jueces. Correrá con la misma suerte J. Edgar como nominada para mejor película?. No creo.

2.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: