Exit Through The Gift Shop

19 May

kinopoisk.ru

El elusivo Banksy prueba su toque mágico en el séptimo arte al presentar este documental que recuenta la trayectoria del arte úrbano del underground conocido como “street art”, tipo graffiti evolucionado. Conocido por su enfoque intelectual y de confrontación en su arte, Banksy presenta un documental bastante convencional…y es cuando nadie se la traga.

La cosa está así. Este proyecto lo inició el francés Thierry Guetta, personaje principal del documental. Un tipo lleno de energía y determinación, pero después de varios minutos de estar escuchando su acento de la pantera rosa empieza a enfadar. Guetta compró una cámara de video por ahí de los 90’s y desde ese entonces se la ha pasado grabando cada momento de su vida, tratando de preservarlos para la posteridad, síntoma de haber perdido a su madre de niño. Guetta vive en Los Ángeles desde los 80’s, y en un viaje a su natal Francia se entera de que uno de sus primos es el “famoso” artista urbano Invader, un guey que pega figuritas de los space invaders por las ciudades del mundo.

Este momento es como una chispa que detona la “carrera” de Guetta, y centra su energía desenfocada en filmar a este mundo del arte urbano underground. Su primo le presenta a otros artistas y Guetta los acompaña por la noche en sus escapadas, filmándolo todo. En L.A., logra conocer a uno de los artistas urbanos más representativos, Shepard Fairey, del movimiento Andre the Giant has a posee, que más tarde derivaría en OBEY. La naturaleza obsesiva de Guetta lo hace querer filmar a todos los importantes artistas urbanos contemporáneos y le desespera que le falte el más importante: Banksy.

Banksy

Banksy

Hasta este punto podemos estar seguros de que todo lo que ha transcurrido no ha sido fabricado, han habido críticos cínicos que afirman que Thierry Guetta no existe, que es fabricado, incluso que es Banksy. Pero una investigación, ni más ni menos que por el L.A. Times confirma la historia de Guetta y de sus primeros años en L.A.

Como es de esperarse Guetta termina conociendo a Banksy después de una serie de acontecimientos muy fortuitos (serendipity) y se convierte en un hombre de confianza para el artista Inglés. Poco después llega el despegue internacional del artista y sus trabajos, así como los de otros colegas, se cotizan en cientos de miles de dólares en casas de subasta por todo el mundo en un tipo de burbuja de arte urbano; lo cual entristece a Banksy y le pide a Guetta que ya termine su “documental” para que el mundo vea lo que realmente es, y como nació, el moviemiento del street art. Guetta se puso a trabajar con unos editores pero para cuando hace su entrega del documental, titulado Life Remote Control, Banksy se da cuenta de que “este tipo no era un cineasta, era una persona con problemas mentales que de casualidad tenía una cámara”. Banksy se apodera del material que había filmado Guetta y lo mantiene distraido al encargarle que haga un show de arte en L.A. mientras el mismo se hace cargo del documental junto con un equipo de producción. El equipo revisa 10,000 horas de material para sacar los minutos que vemos en el trabajo final.

Y a partir de aquí es cuando yo si pienso que hay gato encerrado.

Guetta toma el encargo de Banksy, de hacer una “pequeña exhibición con unas cuantas botellas de vino para unas cuantas personas”, y lo transforma en un emprendimiento donde termina vendiendo su tienda de ropa e hipotecando su casa. Tiene esposa e hijos. Renta una bodega y equipo de serigrafía muy costoso, todo con el propósito de “hacer arte”. El problema es que Thierry Guetta no es un artista, a pesar de que ahora se empieza a llamarse a si mismo Mr. Brainwash, y entonces burdamente contrata a artistas para que le hagan algunas esculturas a sueldo, diseñadores a los que les indica que a un Elvis le cambie la guitarra por una metralleta (obra llamada Don’t Be Cruel) y este lo presenta como su arte. Guetta se transforma poco a poco como en una grotesca caricatura de su verdadera personalidad. Su determinación, por ejemplo, cae en lo ridículo, al igual que su nuevo nombre Mr. Brainwash. Cuando se ve a Guetta creando arte él mismo, siempre es rociando pintura sin tón ni són sobre algún lienzo; y cuando se cae de una escalera, se rompe una pata y luego lo andan paseando en una carreta con el pié enyesado es cuando estoy convencido que esto es una comedia de Banksy.

Promoción en uno de los cines de L.A. de la calle Broadway

Promoción en uno de los cines de L.A. de la calle Broadway

Desilusionado con la manera en que  la cultura popular de hoy en día lanza a cualquier persona al estrellato, sin realmente saber sobre arte, Banksy hace una crítica de la naturaleza efímera de la “fama” y construye al ridículo Mr. Brainwash para luego ver como el público y la prensa se traga su “arte”. Es bastante obvio a mi parecer, Banksy quizo desnudar al sistema y al público. Al final, la exhibición de Mr. Brainwash es todo un éxito en Los Ángeles. Banksy y Shepherd Fairey se quedan perplejos…cuando, vamos, es realmente lo que esperaban.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: