Barbara

27 Dec

barbara

Un retrato de la Alemania Oriental de 1980; en Barbara, Christian Petzold (Jerichow, Yella) capta eficazmente el tranquilo, pero estrangulador, sentimiento de opresión que las autoridades comunistas ejercían en ese tiempo en aquel lugar. El director y escritor alemán desarrolla una tensa trama plagada de personajes complejos y escenas filmadas con un virtuosismo artístico de primer nivel, lo que le valió el Oso Plateado a mejor director en el Festival Internacional de Berlín.

Por su parte, la actriz Nina Hoss vuelve a estelarizar un largometraje de Petzold, encarnando al personaje estelar: Barbara Wolff, una mujer atrapada entre sus propios deseos y necesidades, dilema que cocina a presión un amplio conjunto de sentimientos que van desde la nostalgia hasta la felicidad inesperada, manifestados magistralmente por Hoss no con berreos y saltos de júbilo, pero con una contorsión de los labios o una mirada distante; siendo cómplice de la sigilosa cámara cinematográfica, que a diferencia de lo que ocurre en el teatro, permite esas sutilezas en la actuación.

De ejercer su profesión en un hospital respetable de Berlín, Barbara es exiliada en un pequeño pueblo cerca del Mar Báltico como castigo por aplicar para una visa e intentar mudarse al oeste. La naturaleza del régimen y de sus ofensas le daría razón al paranoico empedernido: sí, te están viendo y siempre. La Stasi, en un esfuerzo por mantener una vigilancia constante sobre Barbara, recluta al simpático Dr. Andre (Ronald Zehrfeld), encargado de la clínica, para que los mantenga informados sobre las actividades de la mujer.

La llegada a emergencias de una joven prófuga, Stella (Jasna Fritzi), parece derretir un poco el manto defensivo de Barbara y salen a relucir sus capacidades de excelente doctora, lo que atrae más el interés de Andre, un igualmente apasionado de su profesión y sus pacientes. En una escena, Andre y Barbara comparten un análisis minucioso de la pintura Lección de Anatomía del Dr. Nicoales Tulp de Rembrandt; inevitablemente, ambos médicos se vuelven más cercanos.

Un magnífico embajador del “nuevo” cine alemán, Petzold vuelve a encontrar en la ocasionalmente turbia historia de su país, belleza que lo inspira a rescatar esos antiguos sentimientos y convertirlos en una memorable experiencia cinematográfica.

Para la revista Indie Rocks!

4 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: