American Interior – – – Gruff Rhys regresa al viejo oeste

22 Jun

american interior

El excéntrico y carismático artista galés Gruff Rhys decide salir nuevamente en una odisea hacia el oeste de los Estados Unidos (ya lo hizo en 2010 con Separado!) en busca de terminar una investigación historiográfica empezada por su antepasado, el galés John Evans en 1792, en busca de una tribu de americanos nativos (o inserte aquí el término políticamente correcto) que hablan el idioma galés.

La aparentemente descabellada idea es lo de menos, pues ya había constatado que todo trabajo de Rhys: desde la música al frente de los Super Furry Animals, sus videos, escritos y hasta sus presentaciones de powerpoint, contienen (y esto va a sonar trilladísimo y mega cursi) un pedazo del alma del artista; una sinceridad y franqueza en su trabajo que no le queda a uno de otra más que empatizar completamente con lo que está tratando de comunicar.

En este caso, parece de inicio un viaje ridículo e impráctico; pero la sensatez no ha sido precisamente una constante en el trabajo de Rhys. Su fascinación por el viejo oeste americano es contrarrestado por su orgullo de ser galés, explicando a toda persona en su viaje que esté interesado en escucharlo unos minutos donde está su país y otros detalles básicos del mismo; tal como lo muestra en su powerpoint que lleva a los bares en los llamados “conciertos de investigación” donde relata a algunas personas de Pittsburgh, o de Filadelfia, el cometido de su viaje y el documental.

El “camp” (lo intencionalmente cursi) tampoco es un elemento que podía faltar en American Interior, así como en la mayoría de la oeuvre de Rhys. Desde los primeros créditos de la película acompañados por la canción también llamada “American Interior”, el inicio se asemeja más a la secuencia introductoria para una comedia de televisión, aunque en otro impresionante nivel de calidad.

Rhys también presenta a un muñeco de peluche representando al mismo John Evans, que acompaña al artista en su viaje, “reviviendo” los mismos lugares por donde pasó hace doscientos años; la fascinación de Rhys por los peluches (Super Furry Animals, la cabeza de lobo, etc.) tiene más sentido cuando en una conversación aparte dentro del documental menciona que uno de los primero recuerdos que tiene de su infancia es sobre Plaza Sésamo.

Junto con el director Dylan Goch, Rhys aprovecha la oportunidad para ir componiendo durante su viaje por Estados Unidos un soundtrack de varias canciones con ese distinto timbre norteamericano; con bastante incorporación del sonido country y bluegrass y basado en su concepto en la vida de Evans.

Graciosa, emotiva, cursi y sincera; American Interior es finalmente otro acierto artístico para el excéntrico galés y su inseparable camarada Dylan.

Para la revista Indie Rocks!

3.5 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: