Paciente 27

24 Oct

paciente 27

Llegó el momento de degustar otro de lo contendientes por el premio Alucarda a mejor largometraje mexicano como parte del Feratum Film Fest 2014. Esta vez fue el turno de Paciente 27; película escrita, producida, dirigida y editada por Alejandro G. Alegre, egresado de la UAM. Normalmente no es una buena señal cuando un cineasta principiante prepara, cocina y se come todo el platillo, a menos que tu apellido empiece con T, y termine con arantino; el director habrá estado convencido de que su obra final es más que competente.

Después de su premier la noche del Viernes en el auditorio Cenobio Panigua de Tlalpujahua, Michoacán, el elenco entero, incluyendo al director, Alegre,  y al actor estelar, Marcos Duarte, pudieron subir al escenario para dar unas emotivas palabras donde me queda claro el esfuerzo, la pasión, y el compromiso que este grupo de personas tenia con este proyecto. Con decir que Alegre contuvo el llanto durante su discurso, para después cederle la palabra a Duarte, a quién también se le hizo un nudo en la garganta. Poco después vinieron nada pero puros elogios por parte del público para los artistas.

Habría sido el momento menos propicio para siquiera insinuar que Paciente 27 no es una buena película, a menos que quisiera acabar maniatado en el centro de la plaza de Tlalpujahua.

Cesar, un nuevo trabajador en una clínica para pacientes con problemas mentales es el personaje principal de la película, interpretado por Duarte. De por si con una aparente inestabilidad emocional propia, Cesar empieza a perturbarse aún más por el tratamiento que recibe un tal paciente 27. La condición de Cesar empeora durante los siguientes días, mientras que sus dos compañeros en la clínica tratan de medio ayudarlo. La obsesión de Cesar con el paciente 27 termina en visiones y hasta en atentados reales contra su propia persona.

Si tuviera que quedarme con un solo enunciado de crítica, ni siquiera sería mío, habrá sido el de un miembro del público que le preguntó por micrófono a Alegre: “esto no pudo haber sido un cortometraje?”. El guion tarda demasiado en desarrollarse. Cesar se encuentra como 36 horas en estado catatónico para que sus compañeros de trabajo apenas le pregunten, “te sientes bien?”. Pasaron tres cuartos de la película para que empezara a implorarle si nos íbamos a ir con contagio mortal, zombis, espíritus o asesinos, o lo que fuera, pero algo por favor.

Los cabos sueltos también quedan por doquier, Cesar es salpicado por el suero administrado al Paciente 27, esto lo trastorna?, o las apariciones del 27 que tiene que ver con el suero? Finalmente, y de manera increíble, Paciente 27 ha resultado ser de lo más rescatable de la muestra del Feratum 2014.

Debo de mencionar el gran trabajo en maquillaje de Oscar Evohé, excepcional.

Para la revista Indie Rocks!

0.5 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: