Mommy – – – Xavier Dolan, l’Enfant Terrible del cine canadiense

25 Nov

mommy

Durante el segundo día de actividades en Festival Internacional de Cine de Los Cabos nos lanzamos a ver la más reciente película de un joven cineasta quebequés que la prensa ha alabado como uno de los mejores y más frescos talentos del cine internacional.

Xavier Dolan, director de la película Mommy, subió al estrado acompañado de la productora Nancy Grant para compartir unas palabras con el público antes de la proyección. El realizador comenzó con un sincero y emotivo discurso que fue interrumpido por la música guapachosa del antro de a lado, que rompió su concentración y lo obligó a bailar.

En cuanto a la cinta, desde las primeras escenas pudimos reconocer que estábamos viendo el trabajo de un talento real y verdadero de la silla grande; los halagos de la prensa habían sido justificados. Dolan no es convencional con la cámara ni con la edición (también fungió como editor). Me fue difícil predecir cuál iba a ser su siguiente toma o movimiento y para bien o para mal, me sorprendía constantemente.

Por algo llamado el enfant terrible del cine canadiense, la trama de Mommy no es fácil de digerir. Comparte una fijación con la imagen materna como en su previo proyecto, I Killed My Mother, sin embargo, éste vuelve más explosiva esta relación entre madre e hijo.

Steve (Antoine-Olivier Pilon) es un adolescente con severos trastornos psicológicos que después de pasar un tiempo en una institución para pacientes mentales regresa a vivir con su madre, Diane Després (Anne Dorval). Ambos tratan de formar un equipo y salir de la pobreza que los envuelve tras la muerte del padre de Steve. La interacción entre ambos es volátil, impredecible y peligrosa; estuve ansioso cada segundo que Pilon y Dorval compartían una escena, en la que unos tiernos besitos podían degenerar en una violenta pelea con cuchillos.

Sin embargo, el amor entre ambos era innegable y se podía palpar hasta en las peleas, por ejemplo, cuando el inestable Steve sube en un karaoke para cantarle “Vivo Por Ella” de Andrea Bocelli mientras los otros clientes del bar lo abuchean.

Escenas como ésta me recordaban cómo un personaje no podía sobrevivir sin el otro. Cabe destacar que lo único convencional de Dolan es el soundtrack. Creo que versiones completas de “White Flag” de Dido y “Wonderwall” de Oasis fueron excentricidades no requeridas (aunque compré en su momento Morning Glory).

Con solo 25 años y con el premio del jurado en Cannes en el bolsillo, espero con ansia la sexta entrega de este nuevo talento.

Para la revista Indie Rocks!

3.5 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: