Life Itself

30 Nov

life itself

En el Los Cabos International Film Festival tuve la oportunidad de vivir una de las proyecciones más agradables que me ha tocado presenciar. La viuda de Roger Ebert, Chaz Ebert, estuvo presente en la sala para platicar un poco al final de la función; obviamente fue muy enriquecedor poder platicar con ella acerca de Roger, pero se me quedó muy grabada la respuesta que dio a una pregunta del público. Le preguntaron qué pensaba Roger sobre aquellos cineastas que dicen que los críticos sólo son directores frustrados. Ella supo de inmediato que responder, se ve que era un tema recurrente de Roger, y lo que él decía es que su primer amor era escribir, el realizar películas no era para nada una ambición suya, algo que parece inaudito para algunos realizadores de cine.

En cuanto a Life Itself, el documental me hizo apreciar a Ebert como persona más que nada, no es un trabajo excepcional a mi parecer y no comprendo la adulación que ha recibido de la crítica, creo que algo tiene que ver que poco después del fallecimiento de esta institución de la crítica fílmica muy pocos de sus colegas que fueron influenciados por su pluma tuvieron el corazón de piedra como para darle un tache al filme que celebra su vida.

Un gran acierto por parte del director Steve Jones (Hoop Dreams) fue el no mitificar al personaje, seguramente bajo instrucciones del propio Ebert, quien estuvo involucrado en la producción desde su concepción en el 2011, hasta los últimos meses de su vida en el 2013. El crítico era un personaje complicado, de personalidad abrasiva, y con fuertes problemas de alcoholismo hasta 1977, cuando bebió su última gota. Life Itself no maquilla estas facetas de su vida y las retrata tal como fueron, incluyendo sus momentos más bajos, como cuando una colega que se la pasaba con Ebert conviviendo en lo que él llegó a llamar “el mejor bar del mundo”, el Old Town Ale House de Chicago, nos dice que el escritor a veces regresando bien borracho del bar deseaba estar muerto.

Donde si merece alabanza, Life Itself está ahí para otorgarla; colegas y amigos como Martin Scorsese, Errol Morris y Werner Herzog hablan de su pasión por la escritura, y el mismo Ebert explica que él no pretendía apabullar al lector con palabras demasiado rebuscadas, él se consideraba un populista en el fondo, y pretendía como crítico tomar al lector de la mano y enseñarle qué es lo que él pensaba valía la pena buscar en cada película. Por supuesto que su relación con Gene Siskel, en su programa At The Movies, es analizada a fondo; esa relación de amor apache que los hacía entretenidos en la pantalla podía sacar lo peor dentro de Ebert, y es cuando pierde un poco el tono el documental, ya había visto una serie de outakes chistosos del programa donde Ebert y Siskel bromeaban, sin embargo fue forzado como lo incluyeron en este doc, Ebert de repente exclamando: “fucking jews” no iba con el tono que se estaba manejando hasta ese entonces.

Sin embargo Life Itself es la celebración de un hombre extremadamente talentoso con la pluma, y trabajador, su ritmo de trabajo durante su época de gloria era altísimo, él calcula haber visto 15,000 películas en su vida, yo ando llegando a 200 en dos años. Una inspiración por donde se le quiera ver.

3 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: