Wreck-It Ralph

13 Jan

wreck it ralph 3
La película número 52 de Walt Disney es un viaje por esos mundos imaginarios que si hacemos un esfuerzo, podemos recordarlos como parte de nuestra psicología infantil, y que nos podían intrigar o asustar, pero definitivamente estábamos seguros de que existían; tal como el closet lleno de juguetes (ya analizado en las Toy Story) y el centro del árbol de navidad (creo que hay una caricatura de las ardillas Chip & Dale sobre esto), el mundo de los videojuegos dejaba mucho a la imaginación, preguntándonos a dónde se iban todos esos monitos cuando no estaban “trabajando”. Un mundo al estilo Tron, pero más alivianado y chistoso. Wreck-It Ralph es un divertido recorrido por estos mundos de los videojuegos meticulosamente construidos bajo la tutela del legendario experto de la animación, John Lasseter.

Realizada totalmente en computadora, el proyecto fue desarrollado en 3D, y aunque no tuve la oportunidad de verla en el cine, si pude probar una de esas televisiones para el hogar con esta capacidad de 3D y déjenme decirles de paso que las recomiendo bastante. El proyecto se venía cocinando desde los 80’s, originalmente con el nombre de High Score, y fue casi lanzado en los 90’s y luego en el 2005 también, bajo diferentes nombres. Por eso, ahora que llega a las salas de cine en el 2014 finalmente, el concepto de el mundo detrás de los videojuegos de maquinitas (las arcades) es ya hasta casi retro, ya que estos aparatos han desaparecido casi en su totalidad a favor de las consolas y los juegos para la compu. Afortunadamente la vi en 3D, desgraciadamente doblada al español. Un pequeño inconveniente pero tolerable si se trata de una caricatura.

Ralph El Demoledor es el personaje estelar (John C. Reily/Mario Filio), el villano de un juego de maquinita que está cansado de siempre ser el malo de la historia, especialmente porque a su contrincante, el héroe del juego, Fix-It Felix (Jack McBrayer/Moisés Iván Mora), los demás personajes del juego lo apapachan con pastel y felicitaciones. Si solo Ralph pudiera conseguir una medalla de algún lado, sus colegas del juego seguramente lo respetarían, o así lo piensa él. Entonces es la aventura del personaje principal viajando por el país de los videojuegos en busca de su medalla, dos juegos en particular son los que pesan más en la trama, Hero’s Duty, que es al estilo del “first person shooter” Half-Life, de donde Ralph tratará de obtener su medalla disparando a insectos super-agrandados; y el otro es el casi infantil Sugar Rush, un juego de carreras lleno de niveles construidos con puros dulces, un paisaje azucarado que deleita la pupila, de hecho los productores visitaron fábricas de dulces en Alemania para obtener algunas ideas sobre cómo construir estos paisajes.

El mundo de sugar Rush

El mundo de Sugar Rush

En este país de los videojuegos, como los niños lo podrían suponer, los personajes de los diferentes juegos de maquinitas conviven entre sí y hasta tienen fiestas; como hicieron convivir al Pato Donald con Daffy Duck en su momento con Who Framed Roger Rabbit?, Disney ahora mezcla a reconocidos personajes de Street Fighter, Mortal Kombat, Sonic the Hedgehog, Q*Bert, Donkey Kong, y hasta del clásico Pac-Man, donde los monitos atienden juntas de villanos anónimos (donde Ralph busca ayuda para su depresión). Como es costumbre con las películas de Disney, es una historia dulce, gracias a un guion escrito por Jennifer Lee y Phil Johnston. El solitario Ralph encuentra una compañerita en una supuesta corredora de Sugar Rush, Vanellope Von Schweetz (Sarah Silverman / María Antonieta de las Nieves…sí, la mismísima “Chilindrina”, en español), una “falla o glitch” en el juego, Vanellope es repudiada por las otras corredoras, quienes le dicen que “no es una corredora de verdad”. No solo un homenaje a los videojuegos, por cierto se planea una secuela que ahora si incorpore la realidad de esta industria, es decir a las consolas y a las PC’s; Wreck-It Ralph es una historia que analiza la discriminación y el bullying, que está tan de moda.

También al parecer, Disney ha dejado definitivamente atrás todo el rollo sexista de la princesa que espera a ser rescatada, pero con cuyo concepto se quedaron tan compenetradas muchas treintañeras que todavía alcanzaron a disfrutar el “renacimiento Disney” de los 90’s. Ahora ni siquiera el romance es el tema central de las historias, tal como en la eventual Frozen.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: