The Hangover Part III

14 Jan

the hangover part III 1

La saga del “wolfpack” llega a su triste fin en una película poco inspirada, superflua y simplemente atroz. Las señales de alarma habían sido colocadas desde The Hangover Part II, una simple imitación de la primer parte que hacía pensar que para este último episodio había de dos sopas, o se rescataba milagrosamente a la trilogía con un proyecto fuera de lo ordinario o se seguía utilizando la misma choteada fórmula para llegar a algo casi inimaginable, algo peor. Adivinen que opción salió avante.

El director y escritor Todd Phillips (nos convenció con Old School y Due Date, pero no podemos olvidar que es el mismo hombre detrás de Road Trip) se nota a leguas que tuvo o poco tiempo, o pocas ganas, de realizar esta última parte; el resultado es un guion flojo, chistes cansados que se ven venir a un kilómetro de distancia (como una jirafa en la parte trasera de un carro que va en la carretera que corre debajo de puentes…me decía a mi mismo: “ya decapiten a la pinche jirafa!”), y de los peores trabajos de edición que he visto jamás, y eso que he visto cosas como esta.

El mencionado “wolfpack” está de regreso con Bradley Cooper como Phil, Ed Helms como Stu, Justin Bartha como Doug (al que siempre le encuentran una buena razón para que no esté en la trama, y no se le extraña) y Zach Galifianakis como Alan, el personaje más extrovertido de todos. Esta vez los cuatro se dirigen a una clínica en Arizona, donde van a ingresar a Alan, quien no ha estado tomando sus medicinas y es necesaria una intervención para que admita que tiene un problema. Sin embargo en el camino son interceptados por unos mafiosos, incluyendo a John Goodman como el jefe Marshall, y a “Black Doug”, de la primer película; resulta que aún quedan asuntos pendientes de la primer trama del 2009 y los mafiosos secuestran a Doug (Bartha), quién será liberado si el resto de los muchachos recuperan algunas mercancías perdidas.

Alan (Galifianakis) en una selfie con el padre fallecido

Alan (Galifianakis) en una selfie con el padre fallecido

Ya se podrán imaginar el resto de la trama, la cual involucra el regreso de Mr. Chow (Ken Jeong), quien ahora es casi el punto principal de la historia. Ese es el problema de esta película, los ejecutivos trataron de perfeccionar la fórmula de la primera parte, de destilar su genio a tal nivel donde me imagino tuvieron su montón de focus groups donde los personajes preferidos de los entrevistados habrán sido Chow y Alan; entonces, que hicieron los ejecutivos?, basar toda una película casi enteramente en estos dos personajes, cuando en la muy superior primera parte, solo eran unos elementos más en la trama. Mucho Chow y mucho Alan es irritante y desgastante. Tampoco ayuda que los escritores de la primera parte fueron removidos, Jon Lucas y Scott Moore, quienes basaron la historia de The Hangover en un acontecimiento real que escucharon, cuando un individuo “primo del amigo”, se extravió en Las Vegas después de su despedida de soltero.

Ellos ya no estaban, esta vez quedó solo Todd Phillips en la rutina de hacer otra de sus películas, pareciera que ni siquiera él estaba intentado. Esta última parte no le quitará mérito a The Hangover, pero el concepto de la trilogía resultó más apestoso que otras trilogías, precuelas y reboots de super-héroes que a los estudios grandes les encantan.

Mejor les dejo los bloopers de ¿Qué Pasó Ayer? Parte 3 :

1 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: