Meeting People Is Easy

5 Feb

meeting people is easy 1

Diecisiete años después de que me cautivó el álbum, finalmente tengo la oportunidad de ver el rockumental sobre el tour promocional de OK Computer. El director británico Grant Gee fue comisionado para filmar a la banda Radiohead mientras tocaban 104 conciertos, llevaban a cabo cientos de entrevistas y otros compromisos promocionales varios, como algunas presentaciones para la TV.

Supuestamente el punto más bajo del grupo emocionalmente hablando, especialmente de su líder Thom Yorke, un rockstar eternamente sufrido y harto por la prensa, cual víctima al más puro estilo Kurt Cobain. Al llegar a este punto de su carrera, en 1997, y poco después del lanzamiento del álbum considerado como una obra de arte magnifica tanto por crítica como por los fans, un “clásico instantáneo” lo llamaban, la fama le había llegado de madrazo a Yorke y de la noche a la mañana era una víctima de este “mundo material” (como diría Alejandra Guzmán). Pues finalmente recurriendo a la fuente principal y viendo el material videográfico contenido en este trabajo, el grupo tiene que dar muchas entrevistas para radio, hacer varios promos aburridos y en general varia y diversa actividad promocional. Los 104 conciertos puede ser la parte más cansada, pero paradójicamente, parece ser de lo poco que disfrutan hacer, al sentir esa adrenalina de estar sobre el escenario.

Yorke en una de las entrevistas

Yorke en una de las entrevistas

Así que ese es el gran calvario que tanto los afectaba?, no lo puedo creer que estoy a punto de citar a George Clooney, comparando a otros artistas sufridos, pero ahí va: “he trabajado en los campos recogiendo tabaco para mantenerme, he vendido seguros de puerta en puerta, ese es trabajo pesado, actuar no es un trabajo pesado”. En serio, esta dramatización sobre la vida tan pesada que llevan los rockstars está pasando de moda. Quiero pensar que ya cuentan con alguna desestabilidad mental que provoca que su sufrimiento surja desde su interior, porque en cuanto a factores externos: solo graba el mentado promo, sí?

Cabe mencionar que OK Computer es mi álbum favorito de todos los tiempos; a veces estoy tentado a decir que es el mejor, pero eso no me consta, sin embargo tiene uno un romance especial con música que escuchó en ese mismo año que fue lanzada al mercado. Después de ver en MTV el video para “Karma Police” (dirigido por Jonathan Glazer), pensé que valdría la pena comprar ese disco, todavía no se podía bajar música del internet. Hasta ese entonces, en 1997, OK Computer era lo más increíble que había escuchado y seguramente esa impresión se queda contigo para siempre. No entendía en su momento su significado completo, pero si “sentía” en sus canciones el ansia de la sociedad hacia el nuevo milenio (no necesariamente el fraude que fue el Y2K) y un tenue sentimiento de miedo hacia la nueva tecnología, el naciente internet, el consumismo, los medios de transporte, y en general una sociedad cada vez más fría e impersonal.

El director Gee logra capturar hasta cierto punto este sentimiento general del álbum, el mundo que envuelve a Radiohead es estéril y aburrido, la tecnología y especialmente el transporte es un murmullo que no cesa. El grupo visita las ciudades más atractivas del mundo, pero lo único que vemos son tomas de Gee desde la ventanilla de un medio de transporte a paisajes insípidos, desde un carro, un taxi, un avión, un tren; el medio de transporte es una pequeña cárcel para el espectador, siguiendo el tono del álbum que demoniza un poco el transporte después de que Yorke tuvo un accidente automovilístico y quedó un poco traumado, ver la rola “Lucky”.

"...getting on better with your associate employee contemporaries..."

“…getting on better with your associate employee contemporaries…”

Lo que se me hizo un poco cansado fue a Gee tratando de ponerse igual de raro y abstracto que el grupo, cambia entre formatos de video entre escenas, luego se pone muy abstracto a veces, con escenas sin sentido o efectos de audio desgarradores con ningún motivo más que aparentemente desgastar a la audiencia, paralelo al desgaste del grupo mientras avanza el tour. A veces me daban ganas de que Gee le dejara lo avant-garde a el grupo y él nos dejara ver a Radiohead en su máximo esplendor durante su apogeo. También abusa de las tomas en blanco y negro.

A diferencia de otros documentales, las dinámicas de la banda no son analizadas, ni sus interacciones con otras personas, y de hecho, recordándolo bien, creo que no escuché a Phil Selway (el baterista) hablar en toda la hora y media del filme. Ya sé que ese tipo de amarillismo le sienta mejor a una revista de chismes, pero habemos los que nos gusta ver el mecanismo que crea la música que nos gusta. El más buena onda al parecer es Colin Greenwood (el bajista, y fluido con el francés), así como Ed O’Brien (guitarrista). Jonny Greenwood (requinto y multi-instrumentalista del grupo) habla un par de veces y Yorke, como mencionábamos, un tipo difícil, pero también con ratos alivianados, es decir, si me dieran a escoger una comida con Yorke, Cobain o Jim Morrison (mártires sufridos en la historia del rock), escogería al primero sin dudarlo.

La música, como era de esperarlo, forma parte de un soundtrack de primer nivel. No solo vemos versiones en vivo del material de OK Computer, también se empieza a asomar el material que conformaría el mucho más electrónico Kid A. Para el colmo de la banda, tienen que seguir tocando “Creep”, que sigue siendo el referente para muchos fans despistados, y parece que se les va un pedacito del alma cada vez que la interpretan, en una escena Yorke, enfadado, mejor deja que el público la cante, mientras hace ademanes que van con la letra, tal como seguramente así lo enseñan los coaches de La Voz. Se cuelan algunos números más rebuscados, que han circulado entre los fans por años, algunos incluso terminaron siendo propiamente grabados en estudio por la banda años después; tal como la acústica “Follow Me Around”, o “Big Boots (Man O War)”. Para mí fue especialmente placentero escuchar algo por primera vez como “Palo Alto”, lado B de “No Surprises”, sobre un montaje del trajín urbano de Tokio; este lado B sería lo último que remotamente se parecería al britpop que dominaba Inglaterra en aquel entonces.

El documental gira entorno a OK Computer. Solo la portada es para mí, una representación del "ruido blanco", utilizado a veces en la música. El "murmullo del refri" como le dice Yorke. Se aprecia algo de carreteras y aviones.

El documental gira entorno a OK Computer. Solo la portada es para mí, una representación visual del “ruido blanco”, utilizado a veces en la música. El “murmullo del refri” como le dice Yorke. Se aprecia algo de carreteras y aviones.

Un trabajo que trata de emular a su muy superior inspiración, Meeting People Is Easy, sin embargo, es una entretenida cápsula de tiempo, especialmente para los fans de Radiohead, que seremos muchos. Un documental más preocupado en forma que en fondo, intenta comunicar las ansiedades del grupo y su música a través del manejo de cámaras y de edición, el grupo no comunica directamente su mensaje. Meeting People Is Easy documenta el ingreso de Radiohead hacia su época dorada.

P.S. Aquí la parte con “Big Boots (Man O War)” en los instantáneamente reconobiles estudios Abbey Road, junto a su fiel colaborador Nigel Godrich

2.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: