Heli

17 Feb

heli

Un par de años después del revuelo que causó tuve la oportunidad de finalmente ver el trabajo de Amat Escalante, un director mexicano independiente que ha cautivado a los jurados de los festivales (ganó el premio a mejor director en Cannes 2013 por este trabajo) y que nos llena a los cinéfilos mexicanos con mucha expectativa. Impecablemente retratada pero deprimente a más no poder, Heli me dejó asombrado por los talentos de Escalante y su director de foto, Lorenzo Hagerman, a pesar de que no quiero volver a ver esta película jamás.

Heli es un recuento del peor momento del país post-calderonista, así quedará archivado en la historia yo creo, uno de los tiempos más violentos gracias a la inestabilidad en territorios entre los carteles de narcotraficantes. Escalante y su co-escritor Gabriel Reyes, igual que el resto de nosotros, se habrán quedado convencidos, a través de todo lo que veíamos en los medios, que la provincia de México realmente era el infierno sobre la tierra, específicamente en este caso el Bajío, algún pueblito entre León, Salamanca y Guanajuato, el corredor industrial donde se encuentran las plantas manufactureras de carros, es adentro de uno de estos asépticos y bien cuidados lugares donde trabaja el personaje principal Heli Silva, un muchacho de diecisiete años, casi asistiendo a los robots a ensamblar los chasis rodeado de varias medidas de seguridad, señalizaciones de plástico y hasta unos ejercicios de calistenia por las mañanas junto a sus compañeros de trabajo, la fábrica de la empresa extranjera y sus medidas sistematizadas es un contraste con el verdadero mundo de Heli en cuanto sale de la fábrica, polvo y más polvo, perros callejeros, gente descuidada, basura y uno que otro matorral. Las tomas de Escalante y Hagerman, sin embargo, lo alivian a uno de tanta fealdad, meditativas y pausadas tomas del paisaje rural lo hacen a uno empezar a ver cierta belleza del campo mexicano, muy al estilo de retratarlo que Buñuel lo hizo hace ya varias décadas.

Heli frente a una de las bestias

Heli frente a una de las bestias

La globalización que crea esos contrastes en el mundo de Heli también introduce el tráfico de drogas a lo largo de la región, y una violencia desmedida que pronto empieza a afectar la vida de Heli, de su esposa recién embarazada, de su padre y de su hermanita de trece años, Estela (Andrea Vergara). Cuando esta última decide escaparse con su novio Beto de diecisiete años hacia Zacatecas, se les ocurre la gran idea de robarse unos paquetes de cocaína del escondite secreto de algunos agentes corruptos de la Policía Federal. Lo que sigue es una avalancha de violencia, incluyendo una de las escenas de tortura más perturbadoras que he visto. Al pobre de Heli le cae desgracia sobre desgracia, y por un segundo si empecé a pensar que Escalante y Reyes se estaban manchando un poco.

La mano de su mentor Carlos Reygadas es palpable en las tomas de Escalante, no se apresura y cada movimiento de la cámara nos comunica algo, la ejecución es ejemplar, sin embargo el mensaje general sigue siendo muy deprimente, la caída de Heli hacia el nivel de las otras bestias violentas sin que siquiera se de cuenta es un comentario importante sobre lo que te puede causar vivir en este país, aunque como apuntaba Escalante, sería hasta irresponsable no reconocer estos problemas sociales.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: