Inherent Vice

6 Apr

inherent vice 1

El sueño hippie sesentero llega a su final en la última entrega de Paul Thomas Anderson, gracias a la novela del mismo nombre de Thomas Pynchon. Es una película confusa en su trama, aunque el esfuerzo de haber adaptado la novela es loable, una novela que Hollywood consideraba imposible de filmar. Al final, el confuso viaje de “Doc” Sportello (Joaquin Phoenix), un hippie amante de la yerba que da la casualidad es investigador privado, es un recorrido divertido que lo deja a uno casi envuelto en una nube con aroma dulzón a marihuana, riéndose como pendejo.

PTA ha venido retratando casi cada pedazo de Los Ángeles en diferentes etapas, empezando por la siniestramente divertida industria de la pornografía en el Valle de San Fernando en los 70’s y comienzo de los 80’s con Boogie Nights (1997); su siguiente filme, Magnolia (1999) retrataba todavía más a fondo la comunidad de esta parte de la ciudad, con Anderson declarando: “Quiero hacer la película definitiva sobre el San Fernando Valley”. There Will Be Blood (2007) recreaba a los personajes involucrados en los inicios de la industria del petróleo en California y después Anderson tomó un break para situar a The Master (2012) en la costa este de Estados Unidos. Ahora con Inherent Vice (Vicio Propio), Anderson regresa a contar una historia de Los Ángeles a finales de los 60’s y está por toda la ciudad, desde un disfrazado Manhattan Beach (como Gordita Beach) hasta Orange County, de Santa Mónica a Long Beach, Anderson sigue queriendo poner su granito de arena en forjarle una identidad a su ciudad de origen, a cuyo lugar se le ha culpado de carecer precisamente de una “cultura”, recomiendo este documental que analiza este último tema más a fondo.

Phoenix en el set

Phoenix en el set

En su apartamento cerca de la playa en Gordita Beach, Santorello está fumando marihuana a gusto cuando llega su ex-novia Shasta (Katherine Waterston), la femme fatale de la trama, misteriosa e intrigante algo cuenta de que viene escapándose del peligro y no se sabe si solo le confiesa su historia a Santorello o le está pidiendo ayuda, le cuenta que su nuevo amante, un poderoso hombre de negocios Mickey Wolfmann (Eric Roberts) está secuestrado por su esposa y su amante. De ahí la trama se complica mucho peor, la propia Shasta desaparece y Santorello, como investigador privado, asume la responsabilidad de encontrar a otras dos personas, un ex-drogadicto, Coy Harlingen (Owen Wilson) y a un miembro de la hermandad aria (neo-nazis), Glenn Charlock, por órdenes de un miembro de una pandilla de negros, Tariq Khalil, interpretado por el excelente Michael K. Williams, a quien le recordamos por su excelente trabajo en The Wire.

Una trama espesa, nos sentimos en cada momento como el propio Santorello, que siempre está atrasado por un paso y le cuesta trabajo entender que está sucediendo, tampoco ayuda que siempre se encuentra en un perpetuo sopor marihüano. En sus aventuras lo ayuda muy a regañadientes uno de los mejores personajes, el del Detective “Bigfoot” Bjornsen (Josh Brolin), un policía chapado a la antigua, igual que su corte de pelo cuadrado al estilo flatop, no desperdicia cualquier oportunidad para recordarle a Santorello que es un sucio hippie (“hueles a pedo de patchouli”) y darle una tunda de vez en cuando. Al personaje de Joaquin Phoenix lo acompaña un joven asistente que no hace nada y dice menos, pero se parece físicamente al hermano mayor de Joaquin, River Phoenix, que falleció hace más de 20 años, lo que se me hizo algo perturbador. En fin, es mejor dejarse llevar por la corriente y disfrutar del excéntrico mundo de PTA, a final de cuentas es como Boogie Nights, recuerdas que en aquella trama andaban sucediendo como mil cosas, de cuantas de ellas te acuerdas?, ah pero como te entretuviste.

Reese Witherspoon forma parte del elenco como la asistente procuradora de justicia estatal

Reese Witherspoon forma parte del elenco como la asistente procuradora de justicia estatal

La música es nuevamente curada por Jonny Greenwood, esta es la tercera colaboración con PTA y parece que ambos se encuentran muy a gusto trabajando juntos. El soundtrack está compuesto por sus dulces piezas en la guitarra que le dan ese toque nostálgico agridulce a esta trama californiana, como ver un atardecer en el muelle de Manhattan Beach, y se le agrega música de la época como rolas de Neil Young y Can.

Finalmente una película densa pero con un feeling muy casual, a este conjunto de personajes sesenteros los acecha la misteriosa organización Golden Fang, algunos personajes dicen que es un barco, algunos que es una organización oriental dedicada al crimen, otros piensan que es un lugar; me parece que para Pynchon este peligro latente puede ser el corporativismo que ya se empezaba a gestar en E.U. y que acabó con los ideales de los 60’s. Santorello, su abogado Sauncho (Benicio Del Toro), el Detective “Bigfoot”, todos parecen tan perdidos en la trama como para alcanzar a ver su situación más general, de cómo el mundo estaba cambiando a su alrededor.

Debo mencionar que este es el guion más chistoso que he disfrutado en lo que va del año.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: