The Master

9 Apr

the master 1

Si quieres emputar a Hollywood, puedes empezar por salir del closet como un rabioso anti-semita a la Mel Gibson y mandar al carajo toda tu carrera, o en menor medida puedes hacer un filme que socave la integridad del fundador de la iglesia de la Cienciología (Scientology), L. Ron Hubbard. El escritor y director Paul Thomas Anderson se fue por la segunda y aunque la mencionada iglesia quiso organizar un boycott hacia la película, realmente no se desencadenaron las grandes tragedias profesionales para Anderson, a diferencia de Gibson.

Philip Seymour Hoffman es Lancaster Dodd, un personaje megalómano con una personalidad de aquí a las estrellas, no se recuenta su pasado, pero es más bien un análisis del tipo de magnetismo que este tipo de personas tienen que poseer para hacer crecer un culto.

Pero Dodd ni siquiera es el personaje principal, Anderson está más interesado en el perfil de alguien como Freddy Quell, interpretado por Joaquin Phoenix. Un individuo consumido y desechado por el ejército después de la Segunda Guerra Mundial que queda hecho un desastre emocionalmente, materia prima ideal para las maquinaciones mentales de un líder sectario. Phoenix es magistral en su interpretación y adoptó unos ticks faciales y un rengueo en su caminar completamente convincentes, que nos recuerdan, aun cuando alcanza por un momento una relativa situación estable, que arrastra su bagaje físico y emocional; aparenta debilidad física en su andar pero la manera como observa a la gente en una habitación durante una fiesta nos recuerda lo volátil y hasta peligroso que puede ser. Lancaster Dodd es la figura de autoridad y paternal que Freddy anda buscando, y en conjunto con sus encantos como merolico, pronto enlista a Freddy en su organización/culto, al que llaman The Cause (la causa). Dodd no está solo en su empresa y se apoya en su esposa Peggy (Amy Adams), una decidida figura femenina que reserva sus enojos y opiniones en privado únicamente para su esposo, dejando en público únicamente la calma y figura maternal que se esperaba de las mujeres por allá en los 50’s.

Hoffman seguido por su discípulo Phoenix

Hoffman seguido por su discípulo Phoenix

Las actuaciones son de primer calibre, y la calidad de la imagen es sorprendente, The Master fue la primera película filmada en filme de 65mm (y proyectada en 70mm en algunos cines), para el deleite de varios cinéfilos. Me gustó particularmente el gusto clásico por los planos de PTA en esta película (en conjunto con su DP Mihai Mălaimare Jr.) recordando un poco a las tomas similarmente encuadradas e iluminadas con buen gusto por parte de Wes Anderson, ayudando a conservar esa estética limpia y brillosita que asociamos con el modernismo post-Segunda Guerra Mundial que envolvía al EUA de aquel entonces. El soundtrack de Jonny Greenwood, específicamente cuando Freddy regresa de la guerra y se dedica como fotógrafo en una tienda departamental tipo J.C. Penney, es música ambiental de la época o canciones como “Get Thee Behind Me Satan” de Ella Fitzgerald. La perfección del mundo del consumo no le sienta bien a Freddy, y reconocía en el título de esa última canción que en efecto Satanás iba a llevar al personaje de Phoenix por otro camino.

Hablaba de como Freddy había sido desechado por las fuerzas armadas norteamericanas, y veo en el trabajo de Anderson un tema recurrente de como las instituciones exprimen a los individuos para después marginalizarlos; sucedió con la industria de la pornografía en Boogie Nights y recordamos el final de Dirk Diggler, la industria de la televisión en Magnolia, la naciente industria petrolera en There Will Be Blood, que aunque no le sucede tan directamente al personaje principal de Daniel Day-Lewis, si afecta a todos los que entran en contacto con él, y un sentimiento general de recelo hacia las corporaciones en Inherent Vice. Ahora en The Master, se aparece una nueva institución, la seudo-religión de The Cause de Lancaster Dodd, pero es claro que Anderson no cree en esas organizaciones tampoco.

Las interpretaciones de Phoenix, Hoffman y Adams fue lo que me mantuvo enganchado con este filme, la cinematografía es magistral también, como que se siente muy segura en lo que está comunicado pero siento que el mensaje general de Anderson en cuanto a The Master me ha eludido, quiero pensar que únicamente hay que digerir escena por escena sin tratar de llegar a un gran resultado final; como la escena recurrente del mar revuelto con el paso del barco, un azul tan hermoso (mencionábamos gracias en parte al filme de 65 mm con el que fue filmado) que primero me quedé admirando la simple belleza visual de la escena, y después de ver que era una escena recurrente, empezaba a sentir que este mar revuelto era la vida turbulenta de Freddy, que pasaba el barco (por ejemplo algo importante en su vida como Lancaster Dodd, o la novia de dieciséis años que no puede olvidar) e inevitablemente en su camino dejaba las aguas revueltas en la existencia de Freddy.

La turbulencia del agua. Imagínate la imagen en movimiento, con audio impecable.

La turbulencia del agua. Imagínate la imagen en movimiento, con audio impecable.

La atracción de Dodd hacia Freddy tampoco me la explico, este hombre tan carismático que tiene todo, un líder sectario a final de cuentas como Dodd, porqué insiste tanto en apegarse al marinero alcohólico de Freddy?. Dodd menciona al principio que Freddy será su experimento, y por ahí puede estar la respuesta que estoy buscando, Dodd encuentra en Freddy casi un cavernícola cuando lo conoce y es materia prima y fresca para experimentar con él lo que quiera, pero conforme avanza la trama es claro que su atracción es más instintiva y menos dedicada a la ciencia, quien sabe.

En manos menos experimentadas que las de Anderson, la trama de The Master hubiera terminado en algún dramita convencional más adecuado para la televisión, como sucedió con esta película. The Master es segura y magistral en todos sus aspectos, un filme muy, pero muy bien hecho, pero que no llega a sugerir un mensaje claro.

3 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: