Jurassic World

13 Sep

jurassic world 3

22 años después de los sucesos de Jurassic Park (1993) llega la cuarta entrega en la franquicia basada en los escritos y personajes de Michael Crichton. Espectacular y divertida, Jurassic World cumple como el thriller palomero que todos esperábamos, aunque carece de la majestuosidad y capacidad para asombrar de la entrega original que algunos afortunados tuvimos la oportunidad de degustar siendo aún chamacos imberbes en aquel entonces.

El director y escritor de este proyecto, Colin Trevorrow (Seguridad No Garantizada), junto con el productor ejecutivo Steven Spielberg, hace bien en apegarse al concepto de la primera película, con un dinosaurio dándose vuelo por todo el parque temático después de haber escapado de su confinamiento, degustando carne humana de vez en cuando; y un par de niños, los hermanos Gray (el pequeñín interpretado por Ty Simpkins) y Zach (Nick Robinson en el papel del cínico hermano mayor) interactuando con el monstruo asesino más de lo que les hubiera gustado. A su rescate acuden su tía y gerente de operaciones del parque, Claire (Bryce Dallas Howard), así como el héroe rebelde de Owen (Chris Pratt), un simpático domador de velociraptores.

Es a grosso modo la trama que le dio éxito al inicio de la franquicia, pero esta vez incorporando elementos de nuestros tiempos para hacer uno que otro comentario a manera de crítica social. Como por ejemplo el engendro monstruoso del Indominus Rex (el travieso asesino en cuestión), un dinosaurio genéticamente modificado con la ayuda del ADN de varios animalitos para que sea más grande, más veloz, más inteligente; reflejo de nuestro consumismo rampante donde un parque temático con simples dinosaurios comunes y corrientes no hacen que un joven como Zach despegue su mirada de su iphone por un segundo. Estas creaciones destiladas a través de incontables números de focus groups y patrocinadas por corporativos norteamericanos casi siempre terminan en esto, monstruosidades aberrantes…en el caso de Jurassic World, en un sentido más literal.

Ñom-ñom; le dan de comer un tiburón a un Mosasaurus

Ñom-ñom; le dan de comer un tiburón a un Mosasaurus

Los efectos CGI predominan, claro, pero ni como quejarse ya que han estado desde 1993, aparte de que se utilizaron modelos animados que se pudieran tocar y sentir, para darle más feeling a las escenas íntimas con las creaturas, como cuando Claire y Owen se topan con un brontosaurio moribundo recostado en el pasto. Michael Giacchino se ocupa del soundtrack durante las escenas de acción, pero recurre a las queridas piezas de John Williams para las escenas más contemplativas.

Un acierto para una película de acción que había generado grandes expectativas, Jurassic World también deja la puerta abierta para continuar con la franquicia, si no es que de plano la revivió. Algo sangrienta, pero adecuada para que otros nuevos chamacos puedan disfrutar de esta historia que como decían, tomó 65 millones de años (y 22 más) en gestarse.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: