I Saw The Devil

5 Oct

i saw the devil 1

El cine coreano de venganza llevado a sus más rimbombantes excesos; tenía altas expectativas para esta película pero desgraciadamente no se cumplieron, la trama de Park Hoon-Jung es al mismo tiempo demasiado complicada para su propio bien pero predecible cerca del final, cuando después de estar soportando ciclo tras ciclo de actos violentos, uno espera ese final casi increíble que es característico de las películas coreanas de este tipo…pero desafortunadamente en este caso, cerca del desenlace de la trama, uno puede anticipar el supuesto “twist” final así que básicamente lo único que quería a esas alturas era que acabara la película. El talento del excéntrico director Kim Ji-woon es evidente, pero se le ayuda mejor con un guion que controla sus impulsos y va desarrollando la tensión paulatinamente, como en A Tale Of Two Sisters (2003), que aunque mejor que esta película, tampoco me gustó.

En esta ocasión, la bonita prometida de un joven agente del gobierno coreano, Soo-hyun (Lee Byung-hun) es asesinada brutalmente por Kyung-chul, un brutal asesino en serie quien se dedica de chofer durante el día exclusivamente con el fin de poder practicar su violento hobby por las noches, incluso dejó atrás a su hijo en cuidado de sus padres, a quienes también tiene olvidados, con tal de poder avocarse completamente a matar; enchina la piel pensar que estas personas si existen. Interpretando al villano estelar está Choi Min-sik, a quién todavía recuerdo con cariño por su poderosa encarnación del protagonista Oh Dae-su en Oldboy (la original coreana…y padre de todos los cuentos de venganza coreanos); Min-sik es aterrador como un psicópata sin capacidad alguna para sentir remordimiento, pero el guion de Hoon-Jung no nos explica cómo llega a engendrarse un monstruo de este tipo, el villano menciona de vez en cuando que las mujeres no lo pelaban, pero eso dista mucho de ser una explicación convincente.

"Si, soy un bastardo" - Kyung-chul interpretado por Choi Min-sik

“Si, soy un bastardo” – Kyung-chul interpretado por Choi Min-sik

Por otro lado, el héroe de la trama, interpretado por Byung-hun tiene un aspecto juvenil, casi inocente. Es esbelto, de facciones finas y pelo degrafilado. Toma venganza de Kyung-chul en una serie de brutales ataques que involucran tortura tanto física como mental; siempre dejando al villano al borde de la muerte, para después soltarlo y volver a reanudar la caza, esto sucede como cinco veces; Byung-hun siempre en entalladas chamarras de piel. Con la apariencia del supuesto personaje bueno de la trama, el director Ji-woon quiere relacionar a su protagonista con la figura de Bruce-Lee, quien era de una complexión casi idéntica y también desarrollaba sus escenas de acción en ajustadas vestimentas; esto para que cuando el villano parece más la víctima y el héroe más el opresor, sigamos distinguiendo claramente quien es el bueno y el malo…claro que Kyung-chul es gordo, viejo, seboso y repulsivo.

La dirección de Ji-woon es dramática, con tomas panorámicas que lentamente se van centrando en sus protagonistas al ritmo de un soundtrack extravagante; solo los encuadres de Ji-woon son más grandes que la vida misma. También el director demuestra su talento en las (bastantes) escenas de acción que hacen de Yo Ví Al Diablo más una película de suspenso, que de terror; Ji-woon puede hacer que una persecución en carros parezca hermosa sin sacrificar adrenalina. La violencia, y el gore, los encuentras en abundancia en esta película; pero las secuencias de sangre se van repitiendo con los ciclos que mencionábamos de la trama, donde aquel que busca venganza atrapa al villano, le propina una paliza hasta casi matarlo, lo suelta y lo vuelve a cazar; terminas sabiendo en qué momento se vienen las escenas fuertes de manera que realmente no te sorprenden. Aparte que se supone Kyung-chul es inmortal o qué?

Y con esa repetitividad se va perdiendo uno de los mejores aspectos del cine coreano de venganza: la sorpresa; ya sabes que sigue y más o menos como va a terminar el filme. En ese sentido la violencia si termina siendo un poco sobrada, realmente no importaba si el personaje de Byung-hun le metía cuatro o cinco palizas al de Min-sik; una más, una menos. Me quedo con el trabajo del director y la actuación de Min-sik.

2 / 5

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: