American Hustle

29 Nov

american hustle 1

El excéntrico director David O. Russell, de quien nunca he sido fan, principalmente por supuestamente ser un hijo de puta con sus actores y peor con otros miembros del equipo de producción con menor rango, esta vez hace entrega de un filme que nos hace realizar que todos somos unos embaucadores de primera, y lo hacemos para sobrevivir; en el caso de esta trama escrita por Russell y Eric Warren Singer, un conjunto de desadaptados sociales buscan sacarle provecho a la persona de alado porque no les queda de otra, están desesperados, o porque simplemente son exageradamente ambiciosos. Vemos a un transformado (nuevamente) Christian Bale, que parece que va a hacer una carrera moldeando su cuerpo según el método para adecuarse al rol que le tiren encima, de anoréxico en The Machinist (donde perdió 28 kilos para el papel) a super mamey en la trilogía de Batman, a esquelético de nuevo en The Fighter (donde hizo buena mancuerna con Russell por primera vez) a esta vez a un gordito descuidado y con un muy mal peinado que requiere pegamento, algodoncitos negros y tinta negra cada mañana para acomodarse el cabello (subió como 18 kilos para este personaje).

Bale es vulnerable e inseguro en el papel de Irving Rosenfeld, un embaucador judío de poca monta que principalmente se involucra en cobrar una lana por facilitar préstamos ficticios a gente desesperada. Se le une en sus delitos Sydney Prosser (Amy Adams) una ex-stripper que también tiene el don de engañar a la gente asumiendo el rol de una socialité inglesa “Lady Edith Greensly”, lo cual eleva el perfil de sus tranzas al mismo tiempo que empiezan una relación romántica. Las cosas se complican cuando los cacha el agente de la FBI Richie DiMaso, interpretado excepcionalmente por Bradley Cooper; DiMaso es un agente ambicioso pero algo inepto, Cooper nos comunica la extrema inseguridad que se esconde debajo de la fachada de fanfarrón. DiMaso trata de utilizar a Irving y a Sidney como anzuelo para atrapar peces más gordos, hasta que van tras unos políticos pesados y su relaciones con la mafia, hechos basados en el polémico operativo ABSCAM de finales de los 70’s…donde agentes del FBI se hicieron pasar incluso como jeques árabes. american hustle 2

El conflicto principal surge de los esfuerzos de DiMaso por mantener bajo control a los estafadores profesionales de Irving y Sidney, su arrogancia lo hace pensar que lo está logrando, pero inevitablemente se verá rebasado por la situación. Al tanto de los sucesos en el FBI está su supervisor, interpretado por un graciosamente apático Louis C.K., el cual nunca termina de contar una historia de la infancia de cuando fue a pescar en el hielo con su padre y su hermano…la impaciencia de Richie lo hace pensar que ya sabe de antemano la moraleja de la historia.

El factor X es la esposa de Irving, Rosalyn, interpretada por una Jennifer Lawrence (J-Law) que se roba cada escena en la que aparece, como es su costumbre…también ayuda que Rosalyn está completamente desquiciada, y aunque no quiere realmente a Irving…tampoco va a dejar que nadie se lo quite. Hoy en día Lawrence es el aderezo perfecto para cualquier película, queda con todo, y en esta película es fácil ver porqué…absorbe el impacto emocional de cada escena, hasta opaca por momentos a otra grande como Adams en una fuerte escena que comparten. Russell se aprovecha del magnetismo de Lawrence para tenerla cantando frente a la cámara una dramática interpretación de “Live And Let Die” de Paul McCartney.

Pero si hay un punto débil en este trabajo de Russell, tendría que decir es la música. No quiero imaginarme lo que se gastaron en derechos para rolas de McCartney, Elton John, The BeeGees, etc.; el problema es que el gusto de Russell es demasiado convencional, claro que son grandes canciones, “Goodbye Yellow Brick Road” de mis favoritas de todos los tiempos, pero las hemos escuchado tanto que ya las relacionamos a otros recuerdos y emociones; al igual que otro talento de la silla grande, Xavier Dolan, Russell se vería mejor beneficiado en su trabajo si dejara las selecciones musicales a un experto. Y que dejara las selecciones musicales solo para directores extremadamente eclécticos como Tarantino.

Entretenida e intensa, La Gran Estafa Americana (como le pusieron en español), representa el supuesto ingenio norteamericano en una de sus facetas más truculentas; con excelentes actuaciones y una buena ambientación de época, el filme se justifica a sí mismo como uno de los mejores del 2014.

Ahora, aquí la escena completa de J-Law cantando “Live And Let Die”, con todo y algunas tomas que recortaron para la versión final.

4 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: