The Revenant

23 Feb

the revenant 7

El Renacido (en español) es un explícito recuento por parte del director Alejandro González Iñárritu sobre lo indomable que es el espíritu humano, en este caso como impulsa una odisea épica basada en hechos reales, específicamente la de la novela de Michael Punke “The Revenant”, la cual, en turno, fue inspirada en el frontiersman Hugh Glass, el cual fue abandonado por sus compañeros tras quedar severamente incapacitado después de una pelea con una osa grizzly. Glass gateó, se arrastró y sobrevivió como pudo para cobrar venganza y recuperar sus pertenencias, lo cual es demasiado mundano para la visión siempre desbordada de Iñárritu, así que le agregó otros elementos sentimentalistas como una esposa muerta, un hijo mitad nativo – mitad europeo, y otros detalles para que terminara de cuajar el pathos dentro de la historia.

El esfuerzo físico que el elenco de actores para The Revenant tuvo que soportar fue casi un fetiche para la prensa de espectáculos durante los últimos meses de filmación (principios del 2015), incluyendo una descabellada historia de Leonardo DiCaprio siendo violado por un oso, aunque ahora ya sabemos que dicho oso fue totalmente producto de los efectos computarizados CGI por parte de Industrial Light & Magic. Son contadas las escenas que utilizan esta tecnología, Iñárritu explicó al respecto que hubiera sido más fácil para todos filmar enfrente de pantalla verde mientras platicaban y tomaban café, pero que en ese caso hubieran acabado con una mierda de película. La actuación de DiCaprio es potente y de lo más extenuante físicamente que algún actor haya podido aguantar…el frío corroe los huesos, las heridas de su cuerpo arden con cada respiro y aparte el desgaste emocional del personaje está a flor de piel en el semblante del actor en cada escena…todo esto con poco diálogo de por medio, cabe mencionar. A pesar de la rudeza del personal de DiCaprio, Iñárritu, y su co-escritor para esta ocasión, Mark L. Smith, demuestran lo frágiles que somos los seres humanos cuando estamos sumergidos en la bella y abundante naturaleza, donde hasta un tipo como Hugh Glass, necesita refugiarse en el cadáver de un caballo solo para poder sobrevivir la noche fría y  donde un mordisco a un pedazo sin cocinar de órgano de bisonte lo hace vomitar. the revenant 5

La temática rústica de la trama y la locación no apabullan al público después de casi dos horas y media gracias al trabajo de cámaras del “Chivo”, Emmanuel Lubezki. Mucho se ha hablado de las nominaciones de Iñárritu y DiCaprio para los premios de la Academia, pero si hay un candidato seguro a llevarse el premio (su tercero al hilo, lo cual debe ser algún tipo de record), es precisamente el director de cinematografía que en este caso, es bien sabido, utilizó únicamente luz natural para filmar…lo que redujo bastante los tiempos disponibles cada día para grabar, aparte de las dificultades técnicas para poder captar las escenas con una fuente de luz impredecible y se puede decir: automáticamente de menos potencia a la artificial. La mano de Lubezki, a quién Iñárritu ha calificado como “un maestro de la luz y la sombra”, se encuentra presente dándole la fluidez de un ballet a escenas sangrientas entre los comerciantes de pieles blancos (entre ellos el personaje de DiCaprio) y los indios Arikara de la región, los cuales se encuentran tras la pista de la secuestrada hija del jefe de la tribu, en una trama que evoca a la de otro western emblemático, aquella de The Searchers con John Wayne.

DiCaprio, Hardy y González Iñárritu

DiCaprio, Hardy y González Iñárritu

No son pocas las tomas de Lubezki, bajo la dirección de Iñárritu, que estudian y contemplan la hermosa naturaleza del bosque, entre cristalinos ríos e imponentes pinos de tremenda altura, el talento del “Chivo” sale a relucir si acaso un poco a cuesta de la trama del director; a cuyo filme se le ha criticado por ser repetitivo y lento. Pero es esencial que el espectador simpatice tan siquiera un poco con la odisea de 400 km de DiCaprio, mínimo chutándose unos 160 minutos de película en una cómoda butaca. Los peligros que enfrenta DiCaprio no son solo naturales, sino también se enfrenta a los defectos e intereses del hombre, como el de John Fitzgerald, interpretado por Tom Hardy, el cual no siente ningún remordimiento en dejar al personaje de DiCaprio a que se muera en plena intemperie, incluso lo ayuda un poco enterrándolo vivo, para después poder alcanzar al resto de la expedición en el fuerte Kiowa, expedición liderada por el general Andrew Henry (Domhnall Gleeson), y cobrar del mismo general una buena suma de dinero por supuestamente haber atendido al moribundo Glass. Lo peor del caso es que el personaje de “Fitz” es simplemente práctico y avaro, no es un villano cualquiera sin motivaciones, le explica a sus colegas porqué necesita el dinero y porqué el tiempo apremia en esta empresa que se supone está principalmente ocupada por atrapar pieles para después comercializarlas, el personaje de “Fitz” es simplemente demasiado práctico, que hasta cuando trata de convencer a los jóvenes de que el moribundo Glass debe de quedarse atrás, uno empieza a pensar: “pues si tiene algo de razón”. El personaje de Tom Hardy es como el capitalismo desbordado norteamericano que arrebata y pisotea a los desprotegidos no porque sea malo, pero porque es su razón de existir, amasar ganancias. El espíritu indomable de DiCaprio, por el otro lado, viene a representar la valentía y decisión por parte de los hombres blancos que expandieron el territorio norteamericano y “ganaron” el Oeste, guiados por fuerzas especiales que habían decidido que el “Destino Manifiesto” era el plan a seguir. the revenant 1

En cuanto a valentía y decisión dentro del ámbito cinematográfico, El Renacido, quedará en los anales del séptimo arte como uno de los esfuerzos más extremos a los que ha llegado un grupo de hombres y mujeres por intentar alcanzar las escenas más auténticas que pudieran haber sido captadas con el lente, desde las gélidas tierras de Calgary, en Canadá, hasta el fin del mundo en la Patagonia argentina. Igual y es un error condicionar el gusto por un trabajo artístico en base a, o tan siquiera considerando, los detalles de su producción. Pero en el caso de The Revenant, este es uno de los aspectos que se pueden disfrutar a la par de solo la película per se, es la oportunidad de disfrutar una obra de verdaderos artistas dedicados y consumidos por su arte.

4.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: