Tangerine

4 May

Kiki and Maya

Una de las nuevas joyas del cine independiente que francamente no fue de mi agrado. Con actuaciones desbordadas por parte de personas que claramente no son actrices profesionales, un guion acartonado y un soundtrack esquizofrénico aunque genérico, Tangerine no fue ese “respiro de aire fresco” que estaba anticipando. Se ha hablado de la “hermosa” cinematografía de la película (la cual fue captada totalmente en unos cuantos iPhones, debido al bajo presupuesto del director), y aunque le infunde un toque de cinéma-vérité al filme, estéticamente no es algo para deleitarse las pupilas.

El cineasta Sean Baker, quien produjo, escribió, dirigió y editó la cinta, es conocido por darle vida a segmentos del underground de la sociedad como en Take Out (2004) y Prince Of Broadway (2008), ambos filmes sobre inmigrantes en la ciudad de Nueva York, el primero sobre un repartidor chino y el segundo sobre un vendedor de ropa africano, y en Tangerine se sumerge en el mundo de los transexuales de Los Ángeles para darles una representación exagerada a lo que realmente ocurre en esa ciudad. Los personajes principales de Sin-Dee (Kitana Kiki Rodriguez) y Alexandra (Mya Taylor), ambos transexuales, caminan las calles de Los Ángeles encontrando cada diez pasos a otros transexuales con los que conviven dentro de lo que puede sentirse una escena transexual nutrida y vibrante. La verdad es que casi nadie se topa a nadie caminando las calles de L.A., y menos están repletas de transexuales…pero quizás este detalle solo fue parte de la comedia que el director le quiso dar a esta historia.

La filmación con el iphone

La filmación con el iphone

Sin-Dee ha estado encerrada en la cárcel por unos meses, y una vez que la liberan, pretende compartir una dona con su mejor amiga Alexandra en un pequeño negocio de Santa Monica Boulevard. El encuentro amigable dura poco, pues a Alexandra se le sale el comentario de que el pimp, y novio, de su amiga Sin-Dee, el mentado Chester, ha estado con una nueva chica, que es blanca, y para el colmo, es una mujer de verdad. Esto es demasiado para la volátil Sin-Dee, quien toma del brazo a su amiga para recorrer las calles en busca la chica y de Chester. Alexandra sigue pasivamente a su amiga, tratando de promocionar su pequeño recital que tendrá en un bar esa misma noche, que es Nochebuena; pronto se despega de la bomba a punto de explotar que es su amiga y se encuentra con el conductor de taxi Razmik (Karren Karagulian), un inmigrante de origen armenio que tiene una cómoda vida familiar, pero que sacia sus gustos muy particulares en un lavado de autos con Alexandra. Es lo más cercano que Alexandra tiene a un novio, y dentro de lo triste y patético de la relación, podemos ver que ambos disfrutan genuinamente los pocos momentos que viven juntos.

Como realmente se apreciaba la cinematografía en la pantalla...cálida

Como realmente se apreciaba la cinematografía en la pantalla…cálida

Claro que eventualmente Sin-Dee encuentra a la chica y a Chester (James Ransone, Ziggy de The Wire), pero no es spoiler, se veía inevitable desde el principio, el trayecto es más esencial que el destino en este caso. Las desgracias de Sin-Dee y Alexandra se desenvuelven dentro del supuesto mundo perfecto de la capital del entretenimiento, son el tipo de personas que le dan su carácter verdadero a esa ciudad, y las calles anchas y desoladas, bajo el cielo percudido por el smog, retrata fielmente lo que es andar a patín por L.A. cuando hace calor. Baker, junto con su co-escritor Chris Bergoch, si trata de desarrollar los personajes de una manera que podamos simpatizar con ellos, pero su ímpetu por darle un pathos a la historia de un par de transexuales, nada más por ser transexuales, se siente forzado y entregado a un dogma políticamente correcto que está listo para recibir con brazos abiertos cualquier historia protagonizada por las minorías, principalmente por eso mismo, por ser minorías. En uno de los puntos más dramáticos de la película, Alexandra finalmente presenta su recital ante un bar casi vacío, en presencia de Sin-Dee y de la nueva chica de Chester, a quien trae como rehén desde que la encuentra. Alexandra interpreta solo una canción, la navideña “Toyland” de Doris Day, cuya letra infantil pensamos hace añorar a Alexandra por una infancia idílica que nunca tuvo. Baker trata de presionar esos botones sentimentalistas más con fuerza que con sentimiento.

Finalmente, con bajo presupuesto, Tangerine es sobresaliente por lo mucho que se ha logrado con tan poco, pero de ahí a considerarla un nuevo referente del cine independiente….eh, hay muchas cosas allá afuera, de bajo presupuesto, que si son realmente excepcionales.

2 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: