Desierto

9 May

desierto 1

En concordancia con el guion que ayudó a escribir para Gravity con su papá Alfonso, el segundo largometraje por parte de Jonás Cuarón es un recuento de sobrevivencia primal frente circunstancias duras y adversas, aunque esta vez en un plano más terrenal. Sin indagar demasiado en las motivaciones de los personajes, Cuarón y Mateo García (los escritores), dependen completamente de las acciones que se desenvuelven en el desierto compartido por México y Estados Unidos, para avanzar una trama simple, donde un desquiciado gringo con su rifle de largo alcance hace de la caza de indocumentados su pasatiempo favorito, y los perseguidos, mexicanos humildes en pos del sueño americano, reaccionan ante las agresiones con el único propósito de poder sobrevivir.

Es cierto que los personajes no están desarrollados completamente como en otros grandes filmes del género dramático (aunque hay que aclarar que Desierto es más bien una película de suspenso), pero los personajes que aparecen sin tanta información previa que contarnos va en acorde a la trama sencilla de la película. Jeffrey Dean Morgan (Watchmen) hace entrega del personaje Sam, un gringo ranchero con obvios problemas psicológicos que se dedica a matar indocumentados, y el actor proyecta una rabia que hierve a fuego lento y que apenas logra mantener bajo (relativo) control; no llegamos a conocer el trasfondo de Sam, no sabemos si (como bien lo hubiera predicho Donald Trump) algún indocumentado mató y violó a su esposa, o fue abusado de niño, o es simplemente un empedernido racista enamorado de las armas de fuego…y está bien, no lo necesitamos saber todo para entender que la cabeza le funciona terriblemente mal, y que en el transcurso de este par de días que dura la historia, ha llegado hasta aquí…a ser una despreciable persona que se pasea en su pickup (el cual cuelga una banderita de la Confederación en la parte trasera) con la botella de Jack Daniels en su mano, en medio de un sofocante calor, solo para matar gente inocente…y para esta breve historia de persecución no necesitamos saber nada más.

Jeffrey Dean Stanton como Sam

Jeffrey Dean Stanton como Sam

Lo mismo para el contingente de inmigrantes, de quienes tampoco conocemos nada mientras van empacados como sardinas en la caja de un pickup viajando por el desierto…antes de que el vehículo se descomponga y el coyote los cruce de mala gana por uno de los trechos más peligrosos de la frontera, contrario a lo que se les había prometido antes de pagar miles de dólares. Desde el inicio empiezan a destacar las habilidades de líder de Moisés, interpretado por el eternamente jovial Gael García Bernal, quién ayuda a los mexicanos más rezagados y cansados, y es sobre el personaje de Gael del que sabemos un poco más sobre su pasado, aunque es poca la información: ha vivido en Estados Unidos, tiene a un hijo que los espera en Oakland, y ya ha cruzado por este pedazo del desierto. Moisés empatiza con una mujer joven que cruza sola, Adela (Alondra Hidalgo) y trata de protegerla durante el trayecto. Pronto el grupo se ve en la mira del rifle del gringo Sam y van cayendo uno a uno, los abatidos por el rifle se puede decir que disfrutan de un final relativamente agradable…comparado a aquellos que caen en las fauces del perro de Sam, un sádico doberman llamado Tracker, quien salta de piedra en piedra y corre por los cauces de arroyos secos para poder deleitarse con su pasatiempo favorito…mordisquear yugulares.

García Bernal con Cuarón

García Bernal con Cuarón

Para sorpresa de nadie, al final son Adela y Moisés los únicos corriendo por horas del desquiciado Sam. Pero la pelea será más pareja de lo que el ranchero puede anticipar, y a la manera de un buen thriller, la persecución se convierte en un juego de ajedrez y una competencia de astucia. A Tracker también le esperan sorpresas. La desolación del desierto los acompaña a todos de día y de noche, como un mudo testigo que lo ha visto todo y nada le sorprende.

Cuarón y su co-escritor, Mateo García, utilizan los nombres alegóricos de sus personajes como Moisés (llevando a su gente por el desierto) y Sam (de Tío Sam), para demarcar de manera clara los buenos y los malos en esta historia, Desierto es un preciso ejercicio en el manejo del suspenso y nada más, no es el documento que desmenuza el relevante tema de la inmigración ilegal que muchos críticos se quedaron esperando, al César lo del César y Jonás Cuarón enseña en Desierto que sabe dirigir un largometraje, de principio a fin, hacia su muy específico destino.

3.5 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: