Neon Demon

2 Oct

neon-demon-3

La tercera es la vencida para Nicolas Winding Refn. Una ilustre carrera que empezó desde 1996 con Pusher, para dar paso a Bleeder (1999), dos adiciones a la trilogía de Pusher en 2004 y 2005, así como otros proyectos destacados tales como Valhalla Rising (2009) y Bronson (2008); sin embargo su carrera ha entrado en una etapa diferente a partir del éxito comercial y artístico de Drive (2011), donde a partir de ese éxito vino un descalabro (relativamente hablando) que fue Only God Forgives, la cual fue abucheada en Cannes del 2013, y que polarizó a los críticos con un estilo fílmico demasiado exótico para soportar algún tipo de narrativa interesante. Ahora Windin Refn vuelve más estético que nunca con Neon Demon, y las acusaciones de banal no se han hecho esperar…yo estoy convencido que algo está sucediendo con sus guiones en inglés (el guion de Drive no fue suyo, y aparte estaba basado en otro cuento, tampoco de su autoría), y seré obvio al decir que la trilogía de Pusher, así como Breeder y Valhalla Rising cuentan con un guion en danés. He platicado personalmente con Winding Refn, y es un hombre a todas luces inteligente, pero no domina el inglés al 100%; creo que estoy siendo ingenuo en pensar que su guion final no es moldeado por un nativo del inglés…aunque luego uno se termina enterando de cada cosa.

Elle Fanning es la presa inocente, virginal, que el demonio de neón se quiere devorar; el demonio en mención es aquel que representa la lujuria, la vanidad, el exceso, el consumismo, en general todo aquel mal bien identificado con la industria de la moda en Hollywood. Fanning es la nueva modelo Jesse, una niña delgada, rubia, de aspecto querubinesco; se supone que es tan bonita que su mera presencia provoca celos desmedidos en las modelos consolidadas, principalmente las robóticas Ruby (Jena Malone) y Gigi (Bella Heathcote) y hace babear a los directores de casting y diseñadores, más por cuestiones comerciales que por lujuria (por eso de las preferencias sexuales). Irónicamente al único que hace babear por deseo es a un asqueroso Keanu Reeves, en su papel de Hank, el dueño del motelucho donde se está hospedando Jesse, al todavía no contar con una vivienda apropiada. neon-demon-1

Jesse acepta los cortejos de un pretendiente, un joven llamado Dean (Karl Glusman) quien también retrata a la joven modelo en sus primeras sesiones, es el único que parece preocuparse genuinamente por el bienestar de la bella desamparada, el resto de los personajes son cuales fuerzas malignas que acechan a la desprotegida, como el resto de la cofradía de brujas en Suspiria de Dario Argento, obra representativa del cine giallo italiano que comparte similitudes estéticas con el Demonio Neón, principalmente en los chillantes colores que encandilan, el meticuloso trabajo en el audio, y la intención de ir acumulando el suspenso con poco diálogo. La simbología de Winding Refn es un poco burda, pero en un buen sentido, al estilo setentero. La virginal Jesse entra a una sesión fotográfica, donde el lente experimental de Winding Refn (junto con su directora de foto, Natasha Braier), compone una secuencia psicodélica con unos triángulos invertidos blancos (referencia al feminismo inocente de Jesse). Fanning, posa y posa, y parece sentirse cada vez más cómoda en su papel de vampiresa sensual; pronto los triángulos invertidos cambian de blanco a rojo (pero que podrá significar esta secuencia?), y para la siguiente escena, Jesse es más fría, cínica, hasta hostil con su pseudo-novio Dean.

El problema es que Winding Refn no le da seguimiento a esa “transformación” del personaje principal; como que a la película se le olvida y pronto continuamos con Jesse siendo acosada por los demás, incluyendo un león de la montaña que se mete a su cuarto de hotel en la madrugada para aterrorizarla. “Esta ciudad puede ser una selva Jesse, una selva de concreto”, me imagino a Winding Refn diciéndole al personaje principal…el resto de nosotros girando los ojos hacia el techo. La película está demasiado ocupada con su apariencia, para su desgracia, nunca se relaja ni se sincera como para inspirarnos algo de empatía hacia Jesse; y a diferencia del cine giallo, el supuesto “horror” anunciado en esta película no es espectacular, aquella sangre que se muestra en Demonio Neón hace tan poco sentido que parece que Winding Refn la metió a fuerzas.

Cool cool cool

Cool cool cool

Sin embargo preveo que esta película, al igual que Only God Forgives, se convertirá en una celebrada película de culto en unos 25 años; tiene violencia, es estética, y es enigmática; aparte, hablando puramente de sus visuales, aparte de las influencias recogidas del mencionado género del cine giallo de horror, el cine de Winding Refn en Neon Demon es contemporáneo, es del hoy y del ahora, y seguramente será un referente del cine en los 10’s, un filme que hoy en día se siente experimental pero para ser degustado en las grandes salas de cine comerciales. El talento de Winding Refn sigue intacto, su visión (daltónica, por cierto, como me comentó, de ahí los fuertes contrastes de color en su trabajo) sigue completamente intacta y con la capacidad de entregar trabajos exquisitos que dan ganas de lamer la pantalla…ahora que le pasen buenos guiones en inglés.

2.5 / 5

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: