Pusher

29 Nov

pusher-1

Ahora si, después de haber empezado por la secuela, me di a la tarea de disfrutar el primer largometraje del director danés Nicolas Winding Refn, tratando de seguirle el hilo a un excentricismo que había empezado desde mediados de los noventa, y desembocado en algunos de los trabajos visualmente más atractivos de los últimos años. El debut no se escapa de los gustos de la década noventera, Winding Refn divide los capítulos de la película en: Lunes, Martes, etc…era muy de los 90’s contar con esta modalidad explicativa, medio historieta de comics, aludiendo a la grande influencia que los primeros trabajos de Tarantino todavía tenían sobre el resto del cine violento de la década.

Winding Refn utiliza principalmente cámaras de mano (“hand-helds”) para darle un toque caótico a la violencia del crimen organizado en las calles de Copenhague, y utiliza actores amateurs para interpretar a algunos de los personajes, dándole un toque documentalista al filme, esto varios años antes de que se pusiera de moda a principio del nuevo milenio, especialmente en varias series de TV. El talento del director por filmar escenas de brutal violencia ha permanecido inalterado hasta nuestros días, pero es el caos de Pusher lo que ha quedado de lado para dar paso a un estilo de cine ultra-estético por el cual se decanta el danés en tiempos más recientes. Lo que sí es un sello patentado de Winding Refn es acorralar a sus personajes principales, hombres en su mayoría, la joven Elle Fanning en su última película, hasta dejarlos en situaciones casi imposibles de las cuales puedan salir. Es normal ver en un filme del cineasta como el entorno de sus personajes estelares se derrumba irreparablemente hacia el final, como traicionados por el mundo, y algunas veces Winding Refn los salva, otras veces no.

Kim Bodnia es Frank, un traficante de drogas que apenas alcanza a ganarse la vida con sus andanzas criminales, por lo que recurre a una de las ideas más riesgosas dentro del mundo del tráfico ilegal de sustancias, pedirle prestado dinero a un mafioso peligroso y con ese dinero comprar drogas y venderlas, pudiendo de esta manera quedarte con un porcentaje de ganancia al mismo tiempo que le saldas esa importantísima deuda al mafioso. El riesgo está precisamente en esos momentos que tienes el préstamo pero no tienes las drogas, como lo aprende Frank, después de que una emboscada por parte de la policía de Copenhague hace que aviente las drogas hacia un río, y se encuentra con las manos vacías, sin droga que vender y con una importante deuda que saldar.

Kim Bodnia como Frank

Kim Bodnia como Frank

Menos mal que el jefe de la mafia, Milos (Zlatko Burić), es amigo de Frank, y de entrada le da facilidades y tiempo para pagar, pero su paciencia se va agotando y envía a su secuaz, el violento Radovan (Slavko Labović) a cobrar la deuda. Radovan también simpatiza con Frank y empieza cobrando la deuda más que nada platicando con Frank sobre sus deseos de dejar la vida criminal y abrir su propio restaurante, calmadamente en el carro tomando café, en lugar de estarle rompiendo las piernas. Pero conforme pasa el tiempo, también siente la presión de ser más asertivo con Frank, cuyos disparatados planes para juntar el dinero parecen alejarlo cada vez más de su objetivo. La manera en como Winding Refn desarrolla los personajes de Frank (firme, pero asustado), Milos (lacónico, pero serio para sus negocios) y Radovan (sociable, pero a final de cuentas decidido en cobrar la deuda) es un punto fuerte del script, que nos hace simpatizar con cada uno de los criminales y ver la situación desde cada singular punto de vista, algo que también los personajes tratan de comunicarle a los demás, básicamente cada quién le dice a los demás: “qué quieres que haga?”, y cada quién tiene razón, vaya embrollo.

Al igual que otros trabajos cinemáticos noventeros sobre la actividad criminal, Pusher logra ser un tanto más cómico que dramático, sin embargo el gusto por lo siniestro de Winding Refn ya se dejaba ver incluso en este primer largometraje, una tendencia por filmar entre sombras, por acentuar en sus personajes la amenaza de violencia, más que mostrarla…estas tendencias iban a florecer en el nuevo milenio, con mayores presupuestos y una necesidad de “impactar” al público.

4 / 5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: