Bleeder

17 Dec

bleeder-4

Es confuso para el público realizar tu segundo largometraje con el mismo elenco del primero, especialmente cuando son dos películas diferentes en temática, en tono, en ambición en cuanto lo que está queriendo lograr. Los principales actores de la pasada Pusher (1996), reaparecen en Bleeder (1999), lo cual puede ser engañoso, de una manera subconsciente, para el cerebro. Después de apreciar un cool filme de violentos gangsters, me encontraba viendo a los mismos rostros deambular ociosamente por una tienda de videos en Bleeder, después de los 40 minutos, mi mente me preguntaba: en que momento empiezan los pistolazos y demás? Tuve que hacer un esfuerzo consciente para aceptar que no iban a llegar, que en efecto, estábamos viendo a las mismas personas, pero que estaban representando personajes diferentes, en una historia distinta…realmente un proceso mental que sirvió más como distracción y le restó un poco a la experiencia.

Kim Bodnia lleva el estelar nuevamente, es Leo y es un gerente taciturno de la mencionada tienda de renta de videos. Vive una vida calmada con su pareja Louise (Rikke Louise Andersson); se puede apreciar que Leo se encuentra aburrido con sus actividades cotidianas, y que le emociona un poco tener un roce con algunos gangsters violentos en un club nocturno, acto seguido, Leo se consigue una pistola para darle más emoción a su vida…y con este repentino vuelco hacia la violencia, reacciona sanguinariamente cuando Louise le informa que está embarazada, recibiendo amenazas por parte del hermano de Louise, un violentillo chaparrito llamado Louis, que le advierte a Leo que no toque a su hermana…extrañamente, Louis, el hermano, también es parte del grupo de amigos que se sienta a ver películas de acción en el sótano de la tienda de videos con Leo; el dueño de la tienda Kitjo (Zlato Buric, el otrora jefe gangster en Pusher) y Lenny (Mads Mikkelsen), un reservado individuo que se la pasa viendo cine de arte cuando atiende la tienda de videos, o en su casa.

Buric y Mikkelsen

Buric y Mikkelsen

Cuando Leo vuelve a agredir a su novia Louise, su hermano Louis cumple su amenaza y se va contra Leo, donde la violencia escala entre los dos de una manera anti-natural, no se si es un comentario de Winding Refn a la violencia copiosa que veían en sus reuniones cinéfilas semanales…en fin, Bleeder termina de delatar completamente su estatus noventero cuando uno de los personajes ejecuta un maquiavélico plan para ceremonialmente darle al otro la peor venganza que podía concebirse en aquel entonces, inyectarlo con SIDA!; así es, en aquel entonces era lo peor imaginable del mundo, y según las leyendas urbanas había gente inyectando de SIDA a otras personas en los antros, en los cines, en los teléfonos públicos, había plátanos a los que se les había inyectado SIDA para que lo ingirieras sin querer (no soy químico, pero estoy casi seguro que el virus no hubiera sobrevivido ni siquiera unos cuantos minutos dentro de un plátano); así estaba la paranoia del mundo frente a la epidemia de la época. En un desenlace violento, Leo, con estigmas sangrientas en las manos le enseña a Louis el dolor que le ha causado, y como de alguna manera lo absuelve a él y a Louise de sus pecados, las referencias a la pasión de Jesucristo vendría a ser un tema recurrente en el trabajo de Winding Refn.

Louis, Lenny y Leo (quien sabe porque los nombres de los principales empiezan con L)

Louis, Lenny y Leo (quien sabe porque los nombres de los principales empiezan con L)

La trama de Leo se sale de los bordes, esto obliga a Lenny, el chico callado cinéfilo, en encontrarle sentido a su vida (cosa que siempre le reprochaba Leo, que básicamente era un perdedor, más bien reprochándose a él mismo) y finalmente se anima a hacerle plática a Lea (Liv Corfixen, esposa de Winding Refn), una trabajadora de un café local, y cuando finalmente logra invitarla a salir, se arrepiente cuando la ve parada frente al cine donde habían quedado de reunirse. Al final, después de lo sucedido el día del cine (él había aceptado ir a ver Armaggedon, no precisamente un buen platillo cinéfilo, con tal de darle gusto a ella), logran tener una conversación amena en el café, donde Winding Refn y el equipo de iluminación construyen una bonita escena con un cover de “Love” de John Lennon, un momento dulce en medio de la sangre y la violencia.

El final de Bleeder, con Lenny, deja en la boca un sabor a esperanza, yo creo más un intento de Winding Refn por equilibrar un poco la experiencia cinemática que el público acaba de tener…como una alka-seltzer después de una tremenda pozolada. Es, por cierto, el momento de Lenny uno de los momentos más sinceros en el cine de Winding Refn que yo pueda identificar, a partir de ahí sus mensajes iban a venir en un idioma más torcido.

2 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: