Km 31 – 2: Sin Retorno

10 Jan

km-31-2-1

Una película de terror mexicana que promete al inicio, pero se derrumba en una serie de clichés y una trama demasiado complicada. La secuela de la película original de KM 31 (2007) aparece con este confuso título de KM 31 – 2: Sin Retorno, algunos amigos mencionaban que iban a ver KM 31, teniendo que aclararles que en efecto era la secuela, el poster promocional tampoco ayudaba a esclarecer la confusión, pues de igual manera es confuso; sería bueno prever para una película que tendrá una secuela un título que no termine en un dígito. La historia comienza siete años después de los sucesos de KM 31 y combina la leyenda de La Llorona con elementos fantasiosos del cine de terror asiático, una investigación policiaca y hasta un experto cazafantasmas, eso sin llegar al desenlace, donde de plano salen los monstruos de la alcantarilla y la coqueta película de terror se convierte en un explosivo filme de acción. Los sentimientos angustiantes que logra despertar en el espectador durante la primera media hora se van evaporando hasta terminar en lo risible ya para cuando el desenlace tipo “Alien en el Sistema de Aguas de Cutzamala”, hace su arribo colmando el plato de efectos digitales.

Lemon Films hace buenas producciones, realmente lo creo, la serie Paramédicos es brillante, y la atención al detalle en el diseño de producción de Km 31 – 2: Sin Retorno es de primer mundo. Y disculpen que reincida, pero me sigo encabronando con ese título, es lo que pasa cuando consultas a una docena de focus groups y le das gusto a todos los ejecutivos sentados en una mesa de conferencias, hasta al de contabilidad, y acabas con un espantoso frankenstein de título del que todos quedan mediocremente satisfechos y dicen: “pues bueno”, cuando solo con un par de huevos, el escritor y director Rigoberto Castañeda hubiera podido escoger un título que él sabía es bueno y se acabó; se supone que es el séptimo ARTE, no una nueva pinche soda. Pero decía, la calidad de la producción y la cinematografía, son tan buenas, que hasta Castañeda abusa un poco de su destreza, está la mentada larguísima escena de la cámara recorriendo el interior de una tétrica casona donde suceden los siniestros, y dura algo así como 20 minutos, en serio que he visto películas sobre el cosmos que abren con planos secuencia menos kilométricos, en un momento dado pasa por segunda vez por el ojo de la cerradura de una puerta y me quedé pensando “ey, no habíamos ya pasado por aquí?”…impresionante, sí, pero “too much”. km-31-2-2

En esta entrega el investigador retirado, ahora detective privado, Martín Ugalde (Carlos Aragón), conocido como “el detective brujo”, investiga las abducciones de algunos niños de domicilios ubicados en el corredor Río Mixcoac/Río Churubusco (que básicamente es la misma avenida, y por medio segundo me preocupé, porque vivo a pocas cuadras de dicha arteria de la Ciudad de México, pensé “no, en serio?”), dichos pobres pequeñines incautos son secuestrados en la madrugada por una figura malévola directamente salida del J-horror, ya saben, pelo negro lacio grasoso, gatea por el piso chorreando agua por todas partes, y gruñe como un maldito animal. Cuando el niño de una candidata presidencial, Marina (Verónica Marchant), es secuestrado, el detective brujo es reclutado para la investigación, haciendo equipo durante este proceso con el cazafantasma Nahúm (Mauricio García Lozano) y su niño creepy (Matías del Castillo) que utiliza la telepatía para impulsar el caso, el niño habla de “el hombre que llora en un cuarto blanco”, y entonces el equipo va tras la pista de dicho sujeto. Pero si se dan cuenta, ya vamos varias capas abajo de la simple leyenda de La Llorona. Es como si el escritor y director Rigoberto Castañeda quisiera hacer alarde de lo bien que sabe dominar los diferentes aspectos dentro del género de terror, pero el resultado final sabe a chile con cajeta, o sea al final estamos literalmente viendo escenas con dinamita y grandes represas de agua…donde había quedado el buen gusto?

Lo mejor de todo es que se apueste por el género que nos gusta a tantos, dentro del cine mexicano, debo decir que no soy fan del CGI y por lo tanto son contadísimas las imágenes de ese tipo que me llegan a parecer “buenas”, pero he escuchado que las creaturas CGI que aparecen en esta entrega son de calidad. O sea hubo capital importante que se arriesgó para la realización de KM 31-2: Sin Retorno (ojalá se hubiera refinado un poco más la parte promocional), sin embargo preocupa que al final deje al público general con un mal sabor de boca…no los espanten de verdad!

1.5 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: