Grave

21 Sep

Felicidades, ha comprado usted un lobo cien por ciento de raza pura. Por favor siga las instrucciones aquí sugeridas para lograr la mejor adaptabilidad y manejo de su cachorro:

.

.

Cinco, evite alimentarlo con carne cruda. Si lo hace despertará su instinto asesino y cazador.

– “El Salvaje”. Guillermo Arriaga. 2017

Raw le pusieron en inglés, Voraz en español, Grave es el debut de la directora francesa Julia Ducournau. Al filme lo precede los aspavientos mediáticos en torno a su supuesta capacidad para impactar a la audiencia, con los típicos cuentos de desmayos en las funciones festivaleras que normalmente incrementan la anticipación del público general. Pero también la precede su calidad como trabajo cinematográfico, acaparando buenas críticas en Cannes el año pasado. Pues estaba yo entre los que la anticipaba fuertemente, hasta que ayer tuve la oportunidad de verla en Netflix, y no cabe duda de que es un trabajo serio, estéticamente bueno sin llegar a ser espectacular, junto con un soundtrack eficiente y una dirección notable, para ser una ópera prima. Por el otro lado no puedo decir que este fue el filme que me dio una buena espantada, los sucesos grotescos son pocos realmente y la amenaza de lo que pudiera venir para Justine, la protagonista, no me terminó de titilar. Garance Marillier, como Justine, interpreta un personaje convincente, finalmente una muchacha deconstruida por su vicio inherente.

Se ha mencionado con frecuencia los paralelos artísticos entre esta película y el cine giallo setentero, y aunque la premisa de la chica inocente acorralada por su entorno maligno, los colores chillantes de noche, sangre especialmente brillante y un tétrico soundtrack (ahora con más harpiscordio!), le guardan una reverencia al género impulsado por Dario Argento, creo que sería solo digno de un holgazán resumir esta reseña en: “Suspiria Millenial”, así que venga.

Justine es la chica principal, que empieza su carrera en la facultad de veterinaria, donde su hermana mayor, Alexia, cursa actualmente, y donde sus padres también lo hicieron en su momento. La familia es estrictamente vegetariana. Como parte de los ritos de iniciación para los novatos, los veteranos los obligan a ingerir carne cruda de animal. Esto despierta en Justine su instinto voraz por la carne cruda, de preferencia humana. El despertar sexual de la chica dentro del primer año de la universidad, aunado a las fiestas y el alcohol, se unen en paralelo a su despertar como el monstruo que realmente es, no realmente una asesina, pero una devoradora de carne humana, y ya que no la venden en el supermercado…pues tiene que encontrar los medios para conseguirla. 

La metáfora de que su canibalismo representa su despertar sexual es obvia, así como las dificultades de una mujer joven por embonar en el mundo de adultos (porque patriarcado), esta incomodidad de una chica con su cuerpo ya había sido explorado por la misma directora en su corto Junior (2011), precisamente con Marillier como la estelar.

De lo mejor es la cinematografía; la escuela de veterinaria es un escenario ad-hoc para el suspenso, hay grandes animales por ahí, vivos y coleando, muertos sobre una plancha de metal, o desmayándose por los fuertes barbitúricos; la potencia de un caballo visto de cerca (lo suficiente para ver en sus ojos) es uno de los artificios del género del terror que más me gustan (se acuerdan del caballo en el ferry en El Aro?); hay una potencia indomable en el caballo que te hace sentir impotente, si es que la bestia decide enloquecer…Ducournau utiliza esto, y otras imágenes, de un cabello corriendo estático de una manera majestuosa (que recuerda a la primera proyección de la historia, El Caballo en Movimiento de Muybridge). Ducournau es sutilmente elegante en el manejo de las cámaras y los encuadres, lo cual ayuda a crear un ambiente sigilosamente macabro. Es suspenso bien construido, y uno se da cuenta de que tal vez el marketing de la película ha errado en tratar de venderla como un gorefest.

No, no hay zombies en esta película

Por otro lado, el desarrollo de algunos personajes es confuso, especialmente del de la hermana Alexia, que aunque cuenta con una actuación apasionada por parte de Ella Rumpf, no se termina por definir que rol juega en la vida de Justine: su mentora, su bully, su verdugo o su almohada?, los nexos que Alexia y Justine comparten en cuanto a el vicio destructor que las une es anticlimático cuando se revela, y quizás hubiera estado mejor servido si se hubiera guardado para el final. Ducournau trata de establecer un vínculo poderoso entre las hermanas, pero al final el vínculo es disparejo y no se sabe de dónde viene.

Raw es una ópera prima admirable por parte de Ducournau, será emocionante ver cómo crece esta cineasta. La película te puede gustar o decepcionar, depende de que prejuicios lleves a la sala de cine, pero una pérdida de tiempo no lo debe de ser para nadie.

3 / 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: