Tag Archives: cine de suspenso

Get Out

25 Apr

En los 90’s una película sobre una joven pareja que se embarca a ir a conocer los padres de la novia nos tendría preparados para agarrar unas curotas del tamaño del mundo: cuando el novio le cae gordo al suegro, cuando el novio besa accidentalmente a la suegra, cuando el suegro le impone una prueba de polígrafo al novio, y demás pinche fluff. Pero en un mundo woke, y post-Treyvon Martin, Ferguson y demás tensiones raciales; lo que más bien nos espera es literalmente una mitad comedia, mitad película de terror, máxime cuando la pareja es una joven blanca y un joven afro-americano.

Esta ópera prima jamás se hubiera imaginado que iba a venir de Jordan Peele, del dúo de sketches cómicos Key & Peele y que venía haciendo comedia desde MADTv. En un evento fortuito, tuvo la oportunidad de venderle su historia al productor Sean McKittrick, luego que su pareja cómica, Keegan-Michael Key, los presentó. Get Out es descaradamente condenadora del mundo de los blancos en E.U.A., Peele mete todos los estereotipos y sinsabores de los blancos, algo que le encanta al público afro-americano, y que es hasta bien visto en aquel país, el burlarse abiertamente de los blancos. Personalmente, nunca he pensado que ese sea el camino para reparar una convivencia social multi-racial, creando más división. Pero dejando eso de un lado, disfruté la película simplemente como una buena entrega de horror.

La pareja

Chris (Daniel Kaluuya) es un reconocido fotógrafo a su corta edad, y tiene la novia perfecta en Rose (Allison Williams). Ambos deciden visitar a los padres de ella, Missy y Dean Armitage (Catherine Keener y Bradley Whitford), en una retirada mansión en el campo, repleta de ostentosa decoración tipo country club y un aire de snobismo que grita “too white!”. No podía faltar la cabeza de venado montada en la pared, la chimenea y la larga mesa para la cena. Es el infierno según Peele. Chris le pregunta a Rose antes de ir “ya saben que soy negro?”, ella le responde que no importa, que su padre es tan no racista que seguido repite que hubiera votado por Obama por un tercer término si hubiera podido (en efecto Dean le hace el comentario gratuito a Chris). La melosa convivencia en pareja de Chris y Rose en su departamento se corta de tajo cuando un ciervo se les cruza en la carretera (creando un susto para ir despabilando los sentidos). A ello le sigue el mundo blanco de la casa de los suegros, que se puede comparar con las obras de Ira Levin, como Stepford Wives; a mí me recordó más a la utopía insidiosa de “la isla” en la antigua serie The Prisoner.

Los padres, Miss y Dean, son tan efusivos que es incómodo, hay algo falso en su calidez. Dean lleva a Chris por un recorrido de la casa, y el script de Peele está repleto de indirectas a la raza negra, Dean le enseña a Chris una vieja foto de su padre, un corredor, alado de Jesse Owens, y hace alarde de como Owens le enseñó a la raza blanca la superioridad de otra (insinuando que le late todo ese rollo de la superioridad genética), después comenta que el sótano está repleto de “moho negro”; Peele juega con la paranoia del espectador. Para la cena aparece el hermano de Rose, un inmamable preppy guero llamado Jeremy (Caleb Landry Jones), que cae en los sentidos como un mucho más prepotente hermano Winklevoss. Missy, por su parte, hace alarde de sus talentos como hipnoterapeuta para curar a sus pacientes para dejar de fumar, y le hace la oferta a Chris de liberarlo de su vicio. Para colmo de Chris, a Rose se le había olvidado que ese fin de semana iba a ser la reunión familiar anual, a la que llega una cornucopia de gente adinerada y fifí, y muy blanca claro. Llegan todos en una caravana de carros negros, cual procesión funeral…o escolta presidencial.

Los padres, Dean y Missy. Se ven adorables

Las interacciones entre Chris y los viejos blancos adinerados si son incómodas, pero te percatas a estas alturas que tal vez el soundtrack de Michael Abels le está empujando el horror al ambiente muy a fuerzas; con música salida de todos los clásicos del terror, como las de John Carpenter o Wes Craven, Abels no te deja de recordar que estás viendo una película de horror.

Pero quizás lo más escalofriante para Chris son los dos trabajadores negros en la propiedad de los Armitage, primero está el jardinero fortachón Walter (Marcus Henderson), quién, con la mirada perdida y una amabilidad entrenada, le da la bienvenida a Chris; y Georgina (Betty Gabriel), quién también posee un permanente semblante gótico de amabilidad forzada; cuando Chris le confiesa que se pone nervioso alrededor de tantos blancos ella le repite una vez “no, no, no”, entre riendo y llorando, más veces de lo que es cómodo para el público. Hay una clara distinción entre ellos y Chris, más allá de educación, clase y estatus social, hay algo más que él no alcanza a precisar, y que lo incomoda tremendamente.

El humor a carcajadas viene por parte del amigo de Chris, Rod (Lil Rel Howery), el agente de seguridad de aeropuertos, quién se queda cuidando el departamento (y el perro) de Chris, y las llamadas de preocupación a su amigo alivian, de manera graciosa, la tensión de la trama (“nadie visita la casa de los padres de su novia blanca!”, le advierte de inicio). Pero pronto, como lo había avisado Rod, la situación se descose en un pandemonio, y hay acción y sangre para todos.

Podrán notar el ritmo magistral de Peele y el editor Gregory Plotkin para avanzar la trama y darse su tiempo a nivel general, y en escenas particulares, creando un ambiente de terror o de comedia según lo que sea necesario; la película si da miedo por momentos, no es una comedia con tintes de horror como What We Do In The Shadows, pero es más bien un trabajo de terror con toques de buen humor; el timing de Peele en la comedia lo ha sabido trasladar a su primer largo, aunque sea muy por afuera de su género acostumbrado. Huye! (título en español) fue la revelación del año, échele el ojo para que compruebe porqué.

P.S. Aquí Jordan Peele deconstruye una escena de su película

3.5 / 5

Advertisements

Under The Skin

11 Oct

under the skin 2

La mujer, el personaje de Scarlett Johansson, está parada a la orilla de la fría y nublada playa escocesa en su abrigo de piel, sus jeans ajustados y sus tacones; está viendo una escena confusa, que nosotros podríamos llamar como una verdadera tragedia, pero que ella no entiende…primero se empezó a ahogar el perro en las violentas olas de un mar que podemos imaginar está helado, asustado por la marea que cada vez se lo lleva más adentro, no deja de ladrar y sale corriendo por el la dueña, una madre joven, que corre con la misma suerte que el perro hasta que va el esposo por ella, el hombre se empieza a ahogar también y corre a su rescate un surfista…eran las únicas personas en la playa, más el personaje de Johansson, que solo se limita a presenciar los sucesos…tampoco siente remordimiento por el infante que se queda llorando en tierra firme.

Ella no siente nada, porque se supone que es un extra-terrestre enviada a la tierra con una misión: el de cazar, o cosechar, hombres para utilizar su carne como algún tipo de recurso para esta raza alienígena. La mujer es atractiva, sale a cazar hombres en una van blanca, analizando a sus posibles presas todo el día, a veces hace un acercamiento, a veces solo les da un raite y sigue buscando, a veces decide si llevarlos a su “casa”…un lugar abandonado donde los hombres, en unas escenas bastante elegantes, son atrapados y su carne “procesada”. Pero si todo esto te suena a un filme de sci-fi entre el gore y la comedia, por favor te pido que no te apresures a llegar a una conclusión y la veas por ti mism@..y que tomes en consideración que este trabajo fue escrito y dirigido por Jonathan Glazer, el director de algunos exquisitos videos musicales como “Street Spirit (Fade Out)” de Radiohead, “Virtual Insanity” de Jamiroquai y “The Universal” de Blur. El talento detrás de la cámara de Glazer está por toda esta película…los paisajes verdes de Escocia y las calles de Glasgow son al mismo tiempo bellas pero desoladas. Under The Skin está basada en el libro del mismo nombre de Michel Faber del 2000, pero muy ligeramente y no es un referente para ir y contestar las preguntas que te quedaron sobre la película…al igual que otros grandes cineastas, Glazer solo utiliza el concepto del libro como la semilla para su propia obra y se va por un camino muy distinto.

under the skin 1Johansson es simplemente perfecta en este papel; una mujer que tiene cautivada a la mayoría de los hombres, o sea la actriz, sin tener que revelar demasiado sobre ella misma; nada de sex tapes, ni realities, ni de compartir su vida privada; uno siempre tiene más ganas de Scarlett Johansson y quizás ese es parte de su talento…con sus últimos papeles como la Viuda Negra en Avengers: Age Of Ultron y la voz de un sistema operativo en Her, ahora es realmente una viuda negra misteriosa que acecha a los hombres…que finge sonreir y ser amable cuando les empieza a hacer plática, pero que en medio segundo regresa a su rostro frío e inexpresivo cuando nadie la está viendo, el mismo que tenía cuando veía a una familia entera, con todo y perro, ahogándose en una playa. Johansson se ha creado un aire de misterio para si misma, deliberadamente o no, no sé, la verdad…pero es perfecto para el personaje de una alienígena seductora, que al principio ve a sus presas masculinas como pedazos de carne…y que conforme va conociendo más de nuestro mundo, va empatizando con las personas y empieza a sentir remordimiento por las vidas que roba…la imagen del ojo humano es un símbolo recurrente, Glazer lo utiliza desde el principio del filme, que es como una secuencia tipo génesis donde presenciamos de una manera abstracta la creación del disfraz humano, y lo primero en crearse es el ojo…las ventanas al alma, como decía Shakespeare.

El personaje de Johansson es supervisado por otro alien disfrazado de humano que se traslada en una motocicleta…él la mantiene subordinada y corrige uno que otro error o escena del crimen para ella…es un buen sistema de apoyo de los aliens teniendo a uno siempre repasando los pasos de la otra, para no dejar cabos sueltos. Al principio de la trama, este motociclista recoge de entre la maleza al costado de una carretera el cuerpo de una mujer, muy similar en apariencia y vestimenta al personaje de Johansson…quien más tarde, en un cuarto completamente blanco y estéril (podemos suponer en el interior de alguna nave espacial, o donde hagan sus cosas los aliens), Johansson le quita la ropa para ponérsela ella misma…la mujer recuperada queda en el piso y no está muerta, pues desprende una lágrima…Under The Skin puede tener muchas interpretaciones y creo que con esa escena Glazer nos dice que es un ciclo, que la mujer que el motociclista fue a recuperar fue la antecesora de Johansson, que al igual, también se sentirá atraída por la raza humana y tratará de ser “humana”, lo que a final de cuentas será su acabose, pues el motociclista para eso está…para que no se pasen de la raya y se apeguen únicamente a la misión.

La apariencia medio genérica de la cazadora...seguro como los aliens pensaban iba a maximizar su número de prezas

La apariencia medio genérica de la cazadora…seguro como los aliens pensaban iba a maximizar su número de presas

El personaje de Johansson también tiene su propio deseo de libertad, abandona la van en la campiña escocesa y escapa…el remordimiento por sus actos y su deseo de sentir lo que sienten los humanos la inspiran a abandonar su misión…pero pronto se da cuenta que no sabe que hacer ni para donde ir…ha visto a los humanos en la calle, pero que hacen cuando no los ve, o sea, que es “vivir una vida”?. Conoce lo bueno y lo malo de la humanidad, trata de comer pastel que es algo que ve que los humanos disfrutan pero no puede…conoce a un buen hombre, él la lleva a ver los castillos de Escocia y le cocina, le trata de hacer el amor pero ella no puede…no puede vivir los simples placeres humanos…así que acaba en un bosque, sola, donde duerme entre la naturaleza de la Tierra…antes de que conozca a hombres malos también, y así termina su ciclo…sin saber cómo se siente ser un ser humano.

El diálogo es muy escaso, solo sirve más de sonido que para avanzar la trama…y cuando hay diálogo es en un denso acento escocés que yo creo que hasta los ingleses les cuesta trabajo entender…esto resalta el ambiente confuso, casi alienígena, del mundo que deambula la cazadora. En cuanto a las diferentes interpretaciones, los hombres que caen en la trampa gracias a su deseo sexual será el argumento preferido de cualquier feminista “pues claro, ya ven, los cerdos son capaces de caminar solitos al matadero”…pero eso sería simplificar las cosas demasiado, si, hasta cierto punto sé que Bajo La Piel representa un poco el peligro mortal latente durante cualquier excursión sexual…pero subirte a la van, sin ventanas, de alguien, nunca es una buena idea, aunque vaya una mujer que se parece a Scarlett Johansson manejando…es más, especialmente es mala idea si va una mujer que se parece a Scarlett Johansson manejando…cabe mencionar que las conversaciones son auténticas y fueron grabadas a perfectos incautos por medio de cámaras escondidas, a quienes después se les pidió firmar clausulas y se les entrenó para otras escenas, etc, pero los primeros contactos son auténticos…si, yo he aceptado sexo de una mujer en un carro, pero (desgraciadamente) ni se parecía a Johansson, ni iba en una van…creo que parte de esta trama es enseñarnos, si nos ponemos más filosóficos, a que nuestro instinto de procrear es primordial y absolutamente se encuentra por encima de todo…porque al universo no le importa que te sientas auto-superado y realizado como individuo, sino que perpetúes la especie.

De las mejores películas que he visto en los últimos años, Under The Skin se queda contigo días después…tanto por su cinematografía (Daniel Landin con Glazer), como por los conceptos que maneja y sus interpretaciones, hasta por el audio, el ruido del agua en esos preciosos cuartos completamente blancos (vida/creación) o completamente negros (muerte)…me emociona el anticipar el próximo trabajo de Glazer, nada más que ojalá que haga largometrajes más seguido.

4.8 / 5

%d bloggers like this: