Tag Archives: comedia romantica

Bridget Jones’s Baby

15 Feb

bridget-jones-baby-2

La trilogía de Bridget Jones, la inglesa simpática, llega a su presunto final (si es que a alguien no se le ocurre alguna espantosa idea para una nueva parte de la historia) de la mejor manera, de la mano de Sharon Maguire, la directora de la entrega inicial, El Diario de Bridget Jones (2001), regresándole a la saga la frescura que hizo al público enamorarse con las imperfecciones de Bridget, y una alegría por la vida a pesar de los obstáculos que constantemente enfrenta, algo que le hizo falta a la insípida Bridget Jones: The Edge of Reason (2004). Hugh Grant no regresa como Daniel Cleaver, el interés romántico de Bridget en las dos primeras entregas; aunque si lo hace el galante Colin Firth como Mark Darcy. En lugar de Grant aparece Patrick Dempsey como Jack Qwant, un multi-millonario empresario americano para hacer el trío romántico con Bridget y Mark.

Es imprescindible desprenderse de la realidad para disfrutar una comedia romántica, como todo mundo ya lo debe de saber (eso espero), y los sucesos fortuitos de Bridget empiezan cuando acude a un festival musical inglés, algo que se parece al Glastonbury, acompañada de su compañera de trabajo Miranda (Sarah Solemani). Más de diez años después de la última película, Bridget es la productora en una cadena de televisión, donde Miranda es la conductora, y parece que Bridget ha alcanzado la madurez exitosa, tiene un trabajo independiente, tiene lana, y se muestra indiferente a su peso, aunque no pasa de mencionar que también “se encuentra en su peso ideal”. En su trabajo la rodean un grupo de millenials hipsters, incluyendo su jefa, pero no parece incomodarle mucho…más bien se muestra decepcionada de que ahora todas sus amigas están muy ocupadas cuidando a sus bebés. De ahí que Miranda se la lleva en unas mini-vacaciones al festival.

Bridget Jones y Mark Darcy

Bridget Jones y Mark Darcy

Una vez en el evento, Bridget y Miranda se emborrachan, como es tradición en los festivales musicales, se topan con Ed Sheeran (sin saber quién es) y Bridget acaba en el la “choza” de Qwant (un lujoso cuarto, típico del “glamping”), con quien pasa la noche. Poco después, en un funeral, se rencuentra con Darcy, y también acaba recordando viejos tiempos en la cama. La trama se complica cuando Bridget resulta embarazada y de acuerdo a las fechas y métodos anticonceptivos, no tiene manera de saber quién es el padre, ni con la ayuda de su ginecóloga, interpretada por la seca pero chistosa Emma Thompson (co-escritora del guion también). Así que Bridget engaña a cada hombre en pensar que el bebé es posiblemente suyo y de ahí se desarrolla un chistoso ménage à trois entre los dos caballeros y Bridget, Patrick Dempsey como el alegre gringo liviano de carácter, y Darcy como el estoico británico, pero gracioso a su manera también. El desenlace tendrá al público esperando quien será el padre ganador en este gameshow del mundo de Bridget Jones.

Renée Zellweger, con su nueva cara, nuevamente acierta interpretando las inseguridades y fortalezas de una mujer, que por medio de una actuación sin pretensiones, es adorable para el público…todo con un impecable acento inglés, nada mal para una actriz de Tejas. Es un regreso en gran forma que nos recuerda porque fue una de las actrices más querida de hace unos 15 años.

Es un regreso en forma para toda la franquicia, para decir la verdad; eso no quiere decir que estemos añorando una nueva entrega en la saga Bridget Jones, porqué como la segunda película nos enseñó (así como un sinnúmero de secuelas de otras series), la avaricia por querer seguirle exprimiendo dinero a una serie de películas puede resultar en resultados mediocres. Habrá que esperar a ver que sigue escribiendo Helend Fielding sobre su personaje más conocido (seguramente lo hará), y saber si habrá un equipo de producción que no se aviente a darle continuidad a esta saga solo por dinero.

3.5 / 5

Bridesmaids – – – El genio de Kristen Wiig

10 Nov

Ahi van, las 3 mujeres mas graciosas del mundo en este momento: Tina Fey, Kristen Wiig y Sarah Silverman; en ese orden. Sarah Palin no cuenta porque tiene que ser INTENCIONAL. Con Bridesmaids (Damas en Guerra), Kristen Wiig parece que finalmente da el paso definitivo hacia el estrellato después de acaparar la atención en Saturday Night Live por 7 temporadas. Cierto que no todas las ex-estrellas de SNL han sabido traducir su talento cómico de un programa de “sketches” a la pantalla grande (Chris Kattan), pero en este el primer proyecto que veo de Kristen fuera del programa parece ser que tiene esos detallitos en su manera de actuar que la pone por encima de otras “comediantas” (como diría la Nacacia). Hay una escena donde pasa manejando lentamente su carro delante de su crush, el oficial (Chris O’Dowd); con la otra mamona de co-piloto; el personaje de Kristen pasa manejando como hommie toda tumbada en el asiento, música rap tronando en las bocinas, tirándole una mirada matona al policía; cualquier otra deja que el guión se gane las risas, en cambio lo mejor de la escena es como lo sigue viendo hasta el mero final, incómoda incluso. Ella se lleva la escena, no el guión. Y aunque se la hubiera llevado el guión, ella lo escribió; fué nominada al Óscar y al premio BAFTA por mejor guión original.

Bridesmaids es una cinta completamente apta para chavas que buscan una buena rom-com, ya que aparte de contar la historia de la típica solterona que termina con el guey que le late (ya sabes que todas estas películas terminan así) se incluye otro tema que les encanta a las chavas: BODAS. El solo hablar de este tema emociona a las chicas y se les exaltan las sensaciones, todo es MÁS chistoso, todo es MÁS desastroso y MÁS romántico. La historia cuenta que Annie Walker (Wiig) es una perdedora treintona pegándole a los cuarenta de Milwaukee, Wisconsin; cabe aclarar que nunca, pero nunca, verán a una mujer delgada, blanca y bonita conduciendo una carcacha de esas en USA. Es atractiva como para que el sexo no le haga falta, lo tiene a menudo con el patanazo interpretado por el mad men John Hamm, pero también lo suficientemente loser como para que el guey la trate ni siquiera con ese mínimo esfuerzo de respeto. Llega el día en que se casa su mejor amiga de la infancia Lillian (Maya Rudolph, ex-SNL también) y su caso se torna más deprimente pues su amiga se casa con un “partidazo” (como dirían las chavas) millonario, ya ni me acuerdo si es guapo o no, pero que importa, millonario. Annie hace mega-oso en el baby shower, o como dirían los gringos, tiene un “breakdown”.

OJO — Spoiler alert!, no sigas leyendo si no la haz visto!

“Goooey, este vestido S-U-P-E-R BIEN” Maya Rudolph, Kristen Wiig y Ellie Kemper

Annie va a tener que rehacerse de entre las cenizas de su depresión para encontrar a su mejor amiga que se extravía horas antes de su boda (mero pretexto del guión para motivar a Annie, la amiga resulta estar en su depa duh), reconquistar al galán, y resuscitar su negocio de panquecitos decorativos.

Me sorprende el nivel de reconocimiento que llegó a alcanzar el guión; personalmente, no se me hizo nada excepcional. Es la interpretación de Kristen y sus actrices de reparto, incluyendo a ex-compañeras en los Groundlings: Melissa McCarthy y Wendi McLendon, así como la bella Ellie Kemper, lo que hace que esta sea una de esas “buenas” rom-coms.

3 /5

%d bloggers like this: