Tag Archives: mads mikkelsen

Rogue One: A Star Wars Story

28 Feb

rogue-one-4

A pesar del subtítulo medio de segunda mano, “una historia Star Wars”, Rogue One (2016) son dos horas compactas de cine de acción con tintes de nostalgia. “Compactas” no es el calificativo que uno normalmente le adjudica a dos horas en el cine, pero esta historia está tan bien enfocada a un suceso muy específico dentro de la saga de La Guerra de las Galaxias, que realmente el tiempo se pasa rápido, el ritmo es más torpe al principio de la película, naturalmente, cuando me imagino los guionistas se dieron cuenta de que iban a tener que embonar esta pieza en el resto del rompecabezas que es el mundo Star Wars, así que hay una explicación de quien es el personaje de esta historia, qué onda con sus papás, qué onda con su infancia, sus motivos y rencores, etc, sabiamente esto solo lo hacen para la principal Jyn Erso (Felicity Jones) y lo dejan fuera para otros personajes como Cassian Andor (Diego Luna). Pero una vez que todas las fichas están sobre la mesa, la trama agarra buen ritmo y Rogue One se convierte en plena película de acción.

(Para los que nunca hemos estado bien clavados en la saga) ver como se expande el mundo de Star Wars con cada entrega, en diferentes épocas de la historia, siempre es emocionante. En este caso había escuchado que Rogue One era básicamente una película sobre una porción del texto que se desliza sobre la pantalla al inicio de la primera película de Star Wars que salió al mercado, Star Wars: Episode IV – A New Hope (1977), donde se menciona a un grupo de rebeldes que han podido robar los planes de diseño de la Estrella de la Muerte, que ayudarán a Luke, Leia, Obi-Wan y Han Solo intentar su destrucción en la trilogía antigua. Rogue One es el recuento de la aventura de aquellos rebeldes, liderados por Erso, la hija de Galen Erso (Mads Mikkelsen, con quien nos familiarizamos bastante en las películas de Nicolas Winding Refn). Muchos años atrás, durante la infancia de Erso, nos enteramos que Galen era el científico encargado de diseñar la Estrella de la Muerte, pero en algún momento se siente culpable de estar construyendo un arma capaz de destruir planetas enteros, así que se esconde con su familia en el planeta Lah’mu, hasta que hace su llegada el villano Orson Krennic (Ben Mendelsohn), un tipo de gerente de proyectos del Imperio, a preguntarle, no de la manera más amable, qué onda, porqué no estás construyendo la Estrella de la Muerte, y pasa a invitarlo a que regrese a su antiguo trabajo, no sin antes matar a su esposa, la madre de Jyn Erso. 

Cassian Andor y K-2SO

Cassian Andor y K-2SO

Erso, que se ha quedado sin madre y a su padre se lo ha llevado el Imperio, pasa al cuidado del legendario rebelde Saw Gerrera (nombre alusivo al Ché Guevara, y personaje interpretado por Forest Whitaker), quién será el mentor de Erso durante su adolescencia. Años más tarde, Galen, quién sigue captivo del Imperio, le envía un mensaje holográfico a Gerrera y los rebeldes se lanzan a finalmente rescatarlo. A estas alturas Jyn es prisionera del Imperio también, pero el enviado de los rebeldes, Cassian Andor (Luna), la rescata, y ellos, junto con un androide simpático (acaso no lo son todos) llamado K2-SO se dirigen a rescatar a Galen, y robar los planes que este último les ha dicho podrá ayudar a destruir la Estrella de la Muerte. Es una historia compacta, pero con muchos componentes dentro de un corto periodo de tiempo…y realmente, como podrán ver, a excepción de aquellos que quizás ya conocen la historia por ser un ávido fan de los comics de Star Wars, el resto de la gente solo podrá encontrarle el sentido a la trama una vez que vea la película.

Se ha dicho bastante que Rogue One presenta un tono más oscuro, lo cual no entiendo realmente, yo creo que se refieren a “oscuro” comparado a lo que pensamos que Disney iba a hacer con la saga, pues en efecto, no son poco más de dos horas de personajes graciosos y peludos (de los que se venderían bastante bien en versión peluche); si, hay algunas escenas que se le puedan quedar grabadas en la mente a un niño de 7 años, especialmente cuando Darth Vader, en un túnel poco iluminado, se echa con su sable de luz y sus manos a alrededor de una decena de pobres víctimas del ejército rebelde, a mí se me hizo “badass”, a un niño quizás lo espante poquito. Pero no creo que adopte un tono más oscuro que las primeras dos trilogías, recordemos la amputación de la mano de Luke, y Hayden Christensen deslizándose sin piernas ni brazos a la orilla de un charco de fuego. Naturalmente uno piensa que el cariño que un solo individuo como George Lucas, le puede tener a su propia creación será más grande que aquel que le pueda tener un corporativo desapegado como Disney; pero en base a Rogue One, y a Star Wars: The Force Awakens (2015), parece que la empresa quiere hacer las cosas bien…eso no impide que vayan a estar sacando mínimo una película por año, a su antojo, como buen corporativo insaciable; esa eventual sobre-saturación de películas Star Wars es quizás lo que más nos preocupa a algunos, que no queremos ver a la franquicia ser otra extensión de la moda por los súper héroes.

rogue-one-2Lo realmente disfrutable de Rogue One es el diseño de la producción, recordemos que Rogue sucede justo antes del inicio de la primera trilogía que fue lanzada en 1977, así que trataron de mezclar aquellos vestuarios holgados, setenteros, con los gustos de hoy en día; el entorno de la película, se siente tal cual lo conocemos, antiguo pero galáctico, polvoso, y lleno de partes de robots y otras desconocidas máquinas, por aquí y en el fondo de la escena. Por el contrario, el interior de las fortalezas y naves del Imperio son impecables, llenas de cristal y luces de neón, así como vacíos enormes por donde puede caer algún incauto héroe o villano. Cuando Cassian Andor, Jyn Erso y K2-SO logran penetrar una de esas fortalezas disfrazados como oficiales del Imperio, y ahí en las entrañas, vestido en completo atuendo de oficial Imperial, me dio gusto ver a Diego Luna tal como si estuviera en El Imperio Contraataca (1980) o El Regreso del Jedi (1983).

No es que su actuación me haya gustado, y francamente nunca he sido fan de sus interpretaciones; no es lo suficientemente aventurero y arriesgado como uno lo esperaría de un carismático Harrison Ford como Han Solo. El rol de Cassian Andor hubiera sido perfecto para alguien como Oscar Isaac (quién ya apareció en The Force Awakens), pero fue para Luna y este escaparate tan importante para su carrera me da gusto. Otro par de actores de reparto, Donnie Yen y Jiang Wen, son divertidos como parte del equipo rebelde; dándole ese sabor multi-étnico al reparto que seguramente va de acuerdo con los objetivos corporativos de Disney por apelar a los mayores mercados de consumo cinematográfico del mundo. Otros personajes más añejos de la saga (no diremos quién, por eso de los spoilers), aparecen unos segundos, gracias a efectos computarizados, para el deleite de la nostalgia propia y ajena; se ha dicho que sus versiones computarizadas no encajan y se sienten raras, pero por mi parte no hay queja alguna, y abre la discusión de qué será posible hacer con estrellas del cine que ya no están, o estarán, con nosotros.

Rogue One: A Star Wars Story, aún sin el trabajo musical de John Williams, se siente y vive como otra entrega de la afamada franquicia; ambientada de buena manera en un mundo que ya nos es bastante familiar, que hasta le tenemos cariño. La aventura intergaláctica sigue vigente.

3.5 / 5

Advertisements

Bleeder

17 Dec

bleeder-4

Es confuso para el público realizar tu segundo largometraje con el mismo elenco del primero, especialmente cuando son dos películas diferentes en temática, en tono, en ambición en cuanto lo que está queriendo lograr. Los principales actores de la pasada Pusher (1996), reaparecen en Bleeder (1999), lo cual puede ser engañoso, de una manera subconsciente, para el cerebro. Después de apreciar un cool filme de violentos gangsters, me encontraba viendo a los mismos rostros deambular ociosamente por una tienda de videos en Bleeder, después de los 40 minutos, mi mente me preguntaba: en que momento empiezan los pistolazos y demás? Tuve que hacer un esfuerzo consciente para aceptar que no iban a llegar, que en efecto, estábamos viendo a las mismas personas, pero que estaban representando personajes diferentes, en una historia distinta…realmente un proceso mental que sirvió más como distracción y le restó un poco a la experiencia.

Kim Bodnia lleva el estelar nuevamente, es Leo y es un gerente taciturno de la mencionada tienda de renta de videos. Vive una vida calmada con su pareja Louise (Rikke Louise Andersson); se puede apreciar que Leo se encuentra aburrido con sus actividades cotidianas, y que le emociona un poco tener un roce con algunos gangsters violentos en un club nocturno, acto seguido, Leo se consigue una pistola para darle más emoción a su vida…y con este repentino vuelco hacia la violencia, reacciona sanguinariamente cuando Louise le informa que está embarazada, recibiendo amenazas por parte del hermano de Louise, un violentillo chaparrito llamado Louis, que le advierte a Leo que no toque a su hermana…extrañamente, Louis, el hermano, también es parte del grupo de amigos que se sienta a ver películas de acción en el sótano de la tienda de videos con Leo; el dueño de la tienda Kitjo (Zlato Buric, el otrora jefe gangster en Pusher) y Lenny (Mads Mikkelsen), un reservado individuo que se la pasa viendo cine de arte cuando atiende la tienda de videos, o en su casa.

Buric y Mikkelsen

Buric y Mikkelsen

Cuando Leo vuelve a agredir a su novia Louise, su hermano Louis cumple su amenaza y se va contra Leo, donde la violencia escala entre los dos de una manera anti-natural, no se si es un comentario de Winding Refn a la violencia copiosa que veían en sus reuniones cinéfilas semanales…en fin, Bleeder termina de delatar completamente su estatus noventero cuando uno de los personajes ejecuta un maquiavélico plan para ceremonialmente darle al otro la peor venganza que podía concebirse en aquel entonces, inyectarlo con SIDA!; así es, en aquel entonces era lo peor imaginable del mundo, y según las leyendas urbanas había gente inyectando de SIDA a otras personas en los antros, en los cines, en los teléfonos públicos, había plátanos a los que se les había inyectado SIDA para que lo ingirieras sin querer (no soy químico, pero estoy casi seguro que el virus no hubiera sobrevivido ni siquiera unos cuantos minutos dentro de un plátano); así estaba la paranoia del mundo frente a la epidemia de la época. En un desenlace violento, Leo, con estigmas sangrientas en las manos le enseña a Louis el dolor que le ha causado, y como de alguna manera lo absuelve a él y a Louise de sus pecados, las referencias a la pasión de Jesucristo vendría a ser un tema recurrente en el trabajo de Winding Refn.

Louis, Lenny y Leo (quien sabe porque los nombres de los principales empiezan con L)

Louis, Lenny y Leo (quien sabe porque los nombres de los principales empiezan con L)

La trama de Leo se sale de los bordes, esto obliga a Lenny, el chico callado cinéfilo, en encontrarle sentido a su vida (cosa que siempre le reprochaba Leo, que básicamente era un perdedor, más bien reprochándose a él mismo) y finalmente se anima a hacerle plática a Lea (Liv Corfixen, esposa de Winding Refn), una trabajadora de un café local, y cuando finalmente logra invitarla a salir, se arrepiente cuando la ve parada frente al cine donde habían quedado de reunirse. Al final, después de lo sucedido el día del cine (él había aceptado ir a ver Armaggedon, no precisamente un buen platillo cinéfilo, con tal de darle gusto a ella), logran tener una conversación amena en el café, donde Winding Refn y el equipo de iluminación construyen una bonita escena con un cover de “Love” de John Lennon, un momento dulce en medio de la sangre y la violencia.

El final de Bleeder, con Lenny, deja en la boca un sabor a esperanza, yo creo más un intento de Winding Refn por equilibrar un poco la experiencia cinemática que el público acaba de tener…como una alka-seltzer después de una tremenda pozolada. Es, por cierto, el momento de Lenny uno de los momentos más sinceros en el cine de Winding Refn que yo pueda identificar, a partir de ahí sus mensajes iban a venir en un idioma más torcido.

2 / 5

Pusher

29 Nov

pusher-1

Ahora si, después de haber empezado por la secuela, me di a la tarea de disfrutar el primer largometraje del director danés Nicolas Winding Refn, tratando de seguirle el hilo a un excentricismo que había empezado desde mediados de los noventa, y desembocado en algunos de los trabajos visualmente más atractivos de los últimos años. El debut no se escapa de los gustos de la década noventera, Winding Refn divide los capítulos de la película en: Lunes, Martes, etc…era muy de los 90’s contar con esta modalidad explicativa, medio historieta de comics, aludiendo a la grande influencia que los primeros trabajos de Tarantino todavía tenían sobre el resto del cine violento de la década.

Winding Refn utiliza principalmente cámaras de mano (“hand-helds”) para darle un toque caótico a la violencia del crimen organizado en las calles de Copenhague, y utiliza actores amateurs para interpretar a algunos de los personajes, dándole un toque documentalista al filme, esto varios años antes de que se pusiera de moda a principio del nuevo milenio, especialmente en varias series de TV. El talento del director por filmar escenas de brutal violencia ha permanecido inalterado hasta nuestros días, pero es el caos de Pusher lo que ha quedado de lado para dar paso a un estilo de cine ultra-estético por el cual se decanta el danés en tiempos más recientes. Lo que sí es un sello patentado de Winding Refn es acorralar a sus personajes principales, hombres en su mayoría, la joven Elle Fanning en su última película, hasta dejarlos en situaciones casi imposibles de las cuales puedan salir. Es normal ver en un filme del cineasta como el entorno de sus personajes estelares se derrumba irreparablemente hacia el final, como traicionados por el mundo, y algunas veces Winding Refn los salva, otras veces no.

Kim Bodnia es Frank, un traficante de drogas que apenas alcanza a ganarse la vida con sus andanzas criminales, por lo que recurre a una de las ideas más riesgosas dentro del mundo del tráfico ilegal de sustancias, pedirle prestado dinero a un mafioso peligroso y con ese dinero comprar drogas y venderlas, pudiendo de esta manera quedarte con un porcentaje de ganancia al mismo tiempo que le saldas esa importantísima deuda al mafioso. El riesgo está precisamente en esos momentos que tienes el préstamo pero no tienes las drogas, como lo aprende Frank, después de que una emboscada por parte de la policía de Copenhague hace que aviente las drogas hacia un río, y se encuentra con las manos vacías, sin droga que vender y con una importante deuda que saldar.

Kim Bodnia como Frank

Kim Bodnia como Frank

Menos mal que el jefe de la mafia, Milos (Zlatko Burić), es amigo de Frank, y de entrada le da facilidades y tiempo para pagar, pero su paciencia se va agotando y envía a su secuaz, el violento Radovan (Slavko Labović) a cobrar la deuda. Radovan también simpatiza con Frank y empieza cobrando la deuda más que nada platicando con Frank sobre sus deseos de dejar la vida criminal y abrir su propio restaurante, calmadamente en el carro tomando café, en lugar de estarle rompiendo las piernas. Pero conforme pasa el tiempo, también siente la presión de ser más asertivo con Frank, cuyos disparatados planes para juntar el dinero parecen alejarlo cada vez más de su objetivo. La manera en como Winding Refn desarrolla los personajes de Frank (firme, pero asustado), Milos (lacónico, pero serio para sus negocios) y Radovan (sociable, pero a final de cuentas decidido en cobrar la deuda) es un punto fuerte del script, que nos hace simpatizar con cada uno de los criminales y ver la situación desde cada singular punto de vista, algo que también los personajes tratan de comunicarle a los demás, básicamente cada quién le dice a los demás: “qué quieres que haga?”, y cada quién tiene razón, vaya embrollo.

Al igual que otros trabajos cinemáticos noventeros sobre la actividad criminal, Pusher logra ser un tanto más cómico que dramático, sin embargo el gusto por lo siniestro de Winding Refn ya se dejaba ver incluso en este primer largometraje, una tendencia por filmar entre sombras, por acentuar en sus personajes la amenaza de violencia, más que mostrarla…estas tendencias iban a florecer en el nuevo milenio, con mayores presupuestos y una necesidad de “impactar” al público.

Aquí el trailer de la trilogía completa:

4 / 5

Pusher II

16 Nov

pusher-ii-3

Por falta de concentración acabé viendo Pusher II antes que la Pusher original, fue solo cuando entré en el internet para investigar sobre la película que me percaté de mi semi-grave error pero eso no hizo mella en mi interés por seguir disfrutando la colección cinematográfica del director danés Nicolas Winding Refn, a quién entrevisté hace algunos meses, y, el equipo editorial de una de las revistas para donde escribo, suponiendo que yo ya era un experto en la materia sobre el tema, me infundió con la comisiva de elaborar un artículo más profundo sobre el cineasta en cuestión. Así que después de degustar las obras recientes, Neon Demon y Only God Forgives (Drive ya estaba en el bolsillo), me zambutí a los comienzos noventeros del director, empezando por la trilogía de Pusher, un clásico del cine independiente danés, que inició la carrera de Winding Refn y del actor Mads Mikkelsen, cuya cara de pescado hasta aparece con regularidad en los espectaculares de la Ciudad de México, estelarizando grandes producciones.

En Pusher II se retoman los sucesos sucedidos en la primera entrega, Mikkelsen es Tonny, el acompañante de Kim Bodnia en Pusher. De alguna manera Tonny fue para mí un personaje más interesante en la trilogía que el estelar de la primera.  Con un grande tatuaje en la nuca que dice “Respect”, Tonny se encuentra perpetuamente buscando ese respeto de los demás que tanto le elude; es obvio que para familiares y amigos es poco más que un retrasado mental, y Mikkelsen, interpretando a Tonny, es un extraño loco impulsivo, pero miedoso a la vez, aparenta un patético swag y es hasta cierto punto hábil para las actividades de un ladrón, sin embargo no parece ser intelectualmente brillante y tiene complejos que se resumen sencillamente como “daddy issues”…que más?, sufre de impotencia pero es cachondo, y finalmente, hay algo de caridad y empatía en su carácter, especialmente en una escena en donde se niega a asesinar…o sea vea usted querido lector el menjurje de sentimientos y emociones que Winding Refn escribió y que Mikkelsen, hay que ver para creer, interpreta a la perfección…en solo su segundo estelar.

Tonny y parte de su tatuaje "Respect"

Tonny y parte de su tatuaje “Respect”

Tonny sale de prisión y acude precisamente con su padre, el llamado “Duke” (Leif Sylvester), el jefe de una mafia que trafica con carros robados desde un supuesto taller de carrocería. Queda claro desde la primera escena juntos que el “Duke” no le tiene nada de respeto a su hijo, que es casi una decepción para él. Tonny le pide trabajo pero el “Duke” no quiere saber nada de él y seguramente de sus deudas, así que Tonny se roba un Ferrari para impresionar a su padre y al grupo de delincuentes, solo para que su padre lo regañe por idiota, ya que nunca se roba un auto de lujo a menos que ya haya un comprador interesado. Los problemas se le van acumulando a Tonny, pues su mejor amigo Ø le informa que Charlotte, una conocida de ellos, anda diciendo que Tonny es el padre de su hijo (algo que no sabemos con certeza, quizás ni sea cierto). Tonny visita al niño y a la mujer y se va acercando poco a poco a su supuesto hijo. Y mientras en fiestas la madre le presta más atención a conseguir cocaína y cigarrillos, dejando al bebé en un sillón o en el suelo. A Tonny le aflora el deseo de proteger a su primogénito, y ese instinto por sacar al niño del peligro y arreglarle la vida es como su propio inconsciente de poder decidirse finalmente de hacerlo para él mismo.

Winding Refn dirigiendo Pusher II

Winding Refn dirigiendo Pusher II

Esta secuela del 2004 logró mantener la frescura de la Pusher inicial a casi ocho años después de su lanzamiento, y vendría la tercera parte solo un año después, en el 2005. Es un Nicolas Winding Refn diferente, pero en su mejor habitat, escribiendo y filmando en su natal Dinamarca.

3.5 / 5

%d bloggers like this: