Tag Archives: rogue one reseña

Rogue One: A Star Wars Story

28 Feb

rogue-one-4

A pesar del subtítulo medio de segunda mano, “una historia Star Wars”, Rogue One (2016) son dos horas compactas de cine de acción con tintes de nostalgia. “Compactas” no es el calificativo que uno normalmente le adjudica a dos horas en el cine, pero esta historia está tan bien enfocada a un suceso muy específico dentro de la saga de La Guerra de las Galaxias, que realmente el tiempo se pasa rápido, el ritmo es más torpe al principio de la película, naturalmente, cuando me imagino los guionistas se dieron cuenta de que iban a tener que embonar esta pieza en el resto del rompecabezas que es el mundo Star Wars, así que hay una explicación de quien es el personaje de esta historia, qué onda con sus papás, qué onda con su infancia, sus motivos y rencores, etc, sabiamente esto solo lo hacen para la principal Jyn Erso (Felicity Jones) y lo dejan fuera para otros personajes como Cassian Andor (Diego Luna). Pero una vez que todas las fichas están sobre la mesa, la trama agarra buen ritmo y Rogue One se convierte en plena película de acción.

(Para los que nunca hemos estado bien clavados en la saga) ver como se expande el mundo de Star Wars con cada entrega, en diferentes épocas de la historia, siempre es emocionante. En este caso había escuchado que Rogue One era básicamente una película sobre una porción del texto que se desliza sobre la pantalla al inicio de la primera película de Star Wars que salió al mercado, Star Wars: Episode IV – A New Hope (1977), donde se menciona a un grupo de rebeldes que han podido robar los planes de diseño de la Estrella de la Muerte, que ayudarán a Luke, Leia, Obi-Wan y Han Solo intentar su destrucción en la trilogía antigua. Rogue One es el recuento de la aventura de aquellos rebeldes, liderados por Erso, la hija de Galen Erso (Mads Mikkelsen, con quien nos familiarizamos bastante en las películas de Nicolas Winding Refn). Muchos años atrás, durante la infancia de Erso, nos enteramos que Galen era el científico encargado de diseñar la Estrella de la Muerte, pero en algún momento se siente culpable de estar construyendo un arma capaz de destruir planetas enteros, así que se esconde con su familia en el planeta Lah’mu, hasta que hace su llegada el villano Orson Krennic (Ben Mendelsohn), un tipo de gerente de proyectos del Imperio, a preguntarle, no de la manera más amable, qué onda, porqué no estás construyendo la Estrella de la Muerte, y pasa a invitarlo a que regrese a su antiguo trabajo, no sin antes matar a su esposa, la madre de Jyn Erso. 

Cassian Andor y K-2SO

Cassian Andor y K-2SO

Erso, que se ha quedado sin madre y a su padre se lo ha llevado el Imperio, pasa al cuidado del legendario rebelde Saw Gerrera (nombre alusivo al Ché Guevara, y personaje interpretado por Forest Whitaker), quién será el mentor de Erso durante su adolescencia. Años más tarde, Galen, quién sigue captivo del Imperio, le envía un mensaje holográfico a Gerrera y los rebeldes se lanzan a finalmente rescatarlo. A estas alturas Jyn es prisionera del Imperio también, pero el enviado de los rebeldes, Cassian Andor (Luna), la rescata, y ellos, junto con un androide simpático (acaso no lo son todos) llamado K2-SO se dirigen a rescatar a Galen, y robar los planes que este último les ha dicho podrá ayudar a destruir la Estrella de la Muerte. Es una historia compacta, pero con muchos componentes dentro de un corto periodo de tiempo…y realmente, como podrán ver, a excepción de aquellos que quizás ya conocen la historia por ser un ávido fan de los comics de Star Wars, el resto de la gente solo podrá encontrarle el sentido a la trama una vez que vea la película.

Se ha dicho bastante que Rogue One presenta un tono más oscuro, lo cual no entiendo realmente, yo creo que se refieren a “oscuro” comparado a lo que pensamos que Disney iba a hacer con la saga, pues en efecto, no son poco más de dos horas de personajes graciosos y peludos (de los que se venderían bastante bien en versión peluche); si, hay algunas escenas que se le puedan quedar grabadas en la mente a un niño de 7 años, especialmente cuando Darth Vader, en un túnel poco iluminado, se echa con su sable de luz y sus manos a alrededor de una decena de pobres víctimas del ejército rebelde, a mí se me hizo “badass”, a un niño quizás lo espante poquito. Pero no creo que adopte un tono más oscuro que las primeras dos trilogías, recordemos la amputación de la mano de Luke, y Hayden Christensen deslizándose sin piernas ni brazos a la orilla de un charco de fuego. Naturalmente uno piensa que el cariño que un solo individuo como George Lucas, le puede tener a su propia creación será más grande que aquel que le pueda tener un corporativo desapegado como Disney; pero en base a Rogue One, y a Star Wars: The Force Awakens (2015), parece que la empresa quiere hacer las cosas bien…eso no impide que vayan a estar sacando mínimo una película por año, a su antojo, como buen corporativo insaciable; esa eventual sobre-saturación de películas Star Wars es quizás lo que más nos preocupa a algunos, que no queremos ver a la franquicia ser otra extensión de la moda por los súper héroes.

rogue-one-2Lo realmente disfrutable de Rogue One es el diseño de la producción, recordemos que Rogue sucede justo antes del inicio de la primera trilogía que fue lanzada en 1977, así que trataron de mezclar aquellos vestuarios holgados, setenteros, con los gustos de hoy en día; el entorno de la película, se siente tal cual lo conocemos, antiguo pero galáctico, polvoso, y lleno de partes de robots y otras desconocidas máquinas, por aquí y en el fondo de la escena. Por el contrario, el interior de las fortalezas y naves del Imperio son impecables, llenas de cristal y luces de neón, así como vacíos enormes por donde puede caer algún incauto héroe o villano. Cuando Cassian Andor, Jyn Erso y K2-SO logran penetrar una de esas fortalezas disfrazados como oficiales del Imperio, y ahí en las entrañas, vestido en completo atuendo de oficial Imperial, me dio gusto ver a Diego Luna tal como si estuviera en El Imperio Contraataca (1980) o El Regreso del Jedi (1983).

No es que su actuación me haya gustado, y francamente nunca he sido fan de sus interpretaciones; no es lo suficientemente aventurero y arriesgado como uno lo esperaría de un carismático Harrison Ford como Han Solo. El rol de Cassian Andor hubiera sido perfecto para alguien como Oscar Isaac (quién ya apareció en The Force Awakens), pero fue para Luna y este escaparate tan importante para su carrera me da gusto. Otro par de actores de reparto, Donnie Yen y Jiang Wen, son divertidos como parte del equipo rebelde; dándole ese sabor multi-étnico al reparto que seguramente va de acuerdo con los objetivos corporativos de Disney por apelar a los mayores mercados de consumo cinematográfico del mundo. Otros personajes más añejos de la saga (no diremos quién, por eso de los spoilers), aparecen unos segundos, gracias a efectos computarizados, para el deleite de la nostalgia propia y ajena; se ha dicho que sus versiones computarizadas no encajan y se sienten raras, pero por mi parte no hay queja alguna, y abre la discusión de qué será posible hacer con estrellas del cine que ya no están, o estarán, con nosotros.

Rogue One: A Star Wars Story, aún sin el trabajo musical de John Williams, se siente y vive como otra entrega de la afamada franquicia; ambientada de buena manera en un mundo que ya nos es bastante familiar, que hasta le tenemos cariño. La aventura intergaláctica sigue vigente.

3.5 / 5

%d bloggers like this: