Tag Archives: ron perlman

Hellboy – – – Adentrándome en territorio Geek

30 Sep

hellboy 1

Lo bueno de ir en un camión que ofrece una seleccion personal de películas es que en vez de ponerte a escuchar la música de tu ipod que ya te sabes de memoria, perder el tiempo en facebook, o sacar ese libro que cargaste ahora si con la intención de leerlo, puedes ponerte a ver películas que en circunstancias distintas no lo harías ni de chiste. Es difícil ser fan de Guillermo Del Toro sin ser fan del género fantástico, hay que hacer sacrificios, como ver películas de personajes de comics. La última que vi, si recuerdo bien, fue la dramática, cursi y poética Watchmen; entiendo que los aficionados (geeks) de estos héroes quieran que la trama se desenvuelva con la máxima importancia posible, pero nos deja al resto de nosotros diciendo: negro, por favor.

Ahora me tocó disfrutar la película que cementó a Del Toro en el panorama internacional, después de que Blade II lo colocó. Basada en el personaje e historia creados por Mike Mignola, es claro que Del Toro ha desarrollado esta historia con la pasión de un avocado fan de los comics, y de Hellboy en particular. La caracterización de Ron Pearlman es magnifica de este personaje tan quisquilloso, el actor y frecuente colaborador de Del Toro le brinda un sentimiento humano muy terrenal a esta creatura surgida del averno. No quiere decir que Hellboy sea, para mi gusto, el simpático “anti-héroe” tan querido por los geeks; es voluble, mezquino, infantil y se avienta los peores chistes en los peores momentos.

La historia es fantásica y complicada, por allá de la Segunda Guerra Mundial, los Nazis, incluyendo a una versión del místico Grigori Rasputin, no el personaje histórico, pero una como reinterpretación, tratan de abrir un portal hacia el infierno que permita conjurar demonios que los ayuden contra los aliados. Los soldados aliados llegan al lugar, incluyendo a un joven Trevor Buttenholm, el “papá de Hellboy”, por así decirlo, y logran matar a los Nazis y cerrar el portal; no sin que antes logre cruzar a nuestro mundo un pequeño demonio con una enorme mano de piedra, el dichoso Hellboy.

"Tienes que ver a este hombre pez como tu hermano". Perlman, Blair y Doug Jones con Del Toro

“Tienes que ver a este hombre pez como tu hermano”. Perlman, Blair y Doug Jones con Del Toro

Sesenta años después, Buttenholm (John Hurt), ahora en la división de la F.B.I. encargada de combatir las amenazas paranormales (la BPRD) manda reclutar al joven John Myers (Rupert Evans), cuyo rol no entendí del todo y me imagino tiene un papel más influyente en la serie de los cómics. Junto con otros “freaks” como Abe Sapien y el centro de las atenciones de Hellboy, Liz Sherman (Selma Blair…que habrá sido de ella?) planean frenar el regreso de Rasputin y el mejor personaje de la película, un reconstruido Obersturmbannführer Karl Ruprecht Kroenen, ahora un saco relleno de arena con poleas por dentro para darle movimiento, tipo un robot construido en los 40’s.

Y luego se complica, es suficiente decir que Hellboy batalla por salvar al mundo de los villanos al mismo tiempo que busca conquistar a Sherman.

El personaje estelar puede ser nefasto, pero eso gracias a Ron Perlman, con una caracterización muy humana, curtida en sentimientos de exilio y discriminación; no es sorpresa que sea un colaborador recurrente de Del Toro. El mundo para la historieta imaginado por el director tapatío, sombrío y lleno de azules fue retratado por su otro colaborador recurrente, Guillermo Navarro.

Finalmente un cuento de fantasia hecho tolerable por los talentos de Del Toro; super-héroes, o la moda de hoy, anti-héroes (básicamente todos los que no son Superman que no?), no es lo mío, pero se agradece la calidad de la producción.

3 / 5

 

Advertisements

Pacific Rim

24 Aug

245941id1b_PacRim_1sided_120x180_2p_400.indd

Del visionario director de guanatos: Guillermo Del Toro, Pacific Rim es la obra que le rinde tributo a UNO de sus tipos preferidos de mounstros: aquellos gigantes que emergían del oceano para destruir Tokio. Inspirado en estas películas japonesas de los 70’s, Del Toro cuenta que pretende inspirar en los niños de hoy ese asombro que a él le provocaba Godzilla y otros “kaijus” cuando era niño, de hecho al final de los créditos podemos ver que la cinta está dedicada a Ishiro Honda y Ray Harryhausen, pioneros de este tipo de cine. Lo cierto es que no se necesita ser niño, ni estar bien adentrado en esta cuestión de mounstros japoneses para disfrutar el espectáculo audiovisual que con la tecnología de hoy en día ya no se sufre tanto con la saturación de efectos computarizados; ni modo, llegaron para quedarse y así va a ser esto. Pero prefiero ver la obra de alguien como Del Toro, que produce bajo el principio de que los efectos CGI son “únicamente cuando son necesarios y no se puede filmar la escena sin ellos”.

Pacific Rim (Titanes Del Pacífico) aparece en medio de un verano lleno de los típicos churrazos normalmente involucrando a personajes de comics, o comedias sosas como Grown Ups 2 de Adam Sandler, que por cierto mantuvo a Pacific Rim fuera de la primera posición en cuanto a éxito en taquillas; pero lo que distingue a esta última del resto del montón es su corazón y su sinceridad; Del Toro fue claro en expresar que quería hacer una película de acción divertida, llena de luces y colores; a diferencia de las producciones oscuras y cínicas de las otras películas de superhéroes.  La historia, escrita por Del Toro y Travis Beacham, toma lugar en el futuro…solo siete años en el futuro de hecho, creo con la intención de crear un ligero sentimiento de ansiedad en los pequeñines; cuenta la historia que el mundo se encuentra en un punto crítico de su lucha contra una raza alienígena que se las ha ingeniado para aparecer no del espacio, sino del fondo del oceano Pacífico, donde han construido un portal que conecta a su mundo con el nuestro. A estos seres no les gusta ensuciarse las manos, así que mandan primero a una serie de mounstros gigantes para que exterminen a los bichos (nosotros) y después puedan llegar ellos mismos a pasarle a lo barrido. Los humanos tienen un éxito inicial al desarrollar estos mega robots llamados jaegers, ó mechas mas bien, ya que llevan a un humano adentro controlando al mono, para contrarrestar a los kaijus. No pueden estarle tire y tire bombas a los mounstros, ya que no pueden estar bombardeando su propio planeta por la radiación y los tsunamis. Y aparentemente es más eficiente agarrarse a madrazos a los kaijus que andarles disparando; estas peleas y armar los jaegers se están acabando los recursos humanos y una bazooka no le hace ni cosquillas a estos mounstros. Poco a poco los extraterrestres van mejorando a los mounstros para que estén mejor capacitados para vencer a los jaegers. El programa se encuentra en declive y los gobiernos apuestan mejor por terminar de construir una mega barda militarizada por todas las costas del mundo. Solo les falta construir el cacho de Hong Kong, donde se aparecen unos mounstros y donde van a intentar por última vez lanzar a unos jaegers a defender la costa. A partir de ahí es lo que vemos en la película. pacific rim 2

El comandante Pentecost, caracterizado por Idris Elba a quien reconocí de la película de Guy Ritchie – Rockanrolla y haciéndole pasar mal rato a Michael Scott en The Office, es el encargado del programa jaeger y recluta para a un retirado piloto de jaegers: Raleigh Beckett (Charlie Hunnam) quien dejó el oficio más por el trauma de ver como un mounstro mató a su hermano en una misión que por antiguedad. Dos pilotos son necesarios para maniobrar un jaeger, y tienen que estar conectados vía una conexión neurológica, ya que la carga mental y el estrés en combate es demasiado para una sola mente. La compatibilidad entre los dos cerebros debe de ser muy alta. Beckett es asignado a pilotear con Mako Mori (Rinko Kikuchi) una precoz japonesita que perdió a su familia en los ataques iniciales de los kaijus.

Manteniendo el espíritu infantil del proyecto, cada jaeger tiene su personalidad e imagen de acuerdo al país donde fueron construidos. El jaeger ruso y el chino se asemejan a ciertos estereotipos que el occidente tiene de ellos, obviamente el jaeger americano es el típico “underdog”, Gypsy Danger es un mecha que ha sido decomisionado desde hace tiempo e incluso utiliza una fuente de poder que ya es obsoleta en los nuevos monos, el mecha americano regresa del retiro como quien dice y adivinen quien es el jaeger que salva todo al final?…pues claro!.

Del Toro cuenta de nuevo con un viejo colaborador, Ron Perlman, quien aparece brevemente como un gangster del bajo mundo de Hong Kong especializado en el comercio de partes de Kaijus, su interacción con el científico Dr. Newton Geiszler (Charlie Day) será vital para encontrar el talón de Aquiles de estos hostiles invasores.

Uno de los mentados Kaijus

Uno de los mentados Kaijus

El director tapatío ha semi-asegurado que si existirá una segunda parte de Pacific Rim, especialmente con la buena aceptación que tuvo el proyecto en taquilla y con los críticos. Pero Del Toro le dice que sí a todo!, sin consultar fuentes voy a recordar de memoria los proyectos que he escuchado está desarrollando en este momento: una versión de caperucita, algo con la mansión embrujada de Disney, una película de terror llamada Crimson Peak, una de Frankenstein, una serie para HBO, etc. Preveo que será unos cuantos años para que se concrete producción de Pacific Rim 2.0, y al estilo de Del Toro ya está visualizando un crossover con Godzilla…sin Matthew Broderick.

4 / 5

Drive – – – Eighties revival

10 Oct

Eighties revival es lo que le llamo a esta corriente artística fuertemente influenciada por los gustos y tendencias de la década de los 80’s sin caer en parodia, ni tener que tomar lugar en esa decada, pero es claro que hay algo sobre el proyecto que le hace tributo a lo mejor de esa época. En este caso se trata de una película de acción con tomas en cámara lenta con música inspirada en la electrónica y synth-pop de aquellos tiempos que soprendentemente funcionan y evitan caer en los clichés normalmente relacionados con el género de acción de los 80’s. De la música, a la moda, a la tipografía en los promocionales, y especialmente un estilo de dirección que sobre-dramatiza los acontecimientos y los personajes.

A pesar de que no llega a romper esquemas ni presenta nada que no hallamos visto antes, Drive se siente como la película de acción más original de los últimos años y viene a refrescar un género donde los estándares eran proyectos de 90 minutos de efectos computarizados; Jason Statham brincando de un puente a un carro, de una moto a un carro, de un carro a otro carro y personajes directamente sacados de comics (literalmente). La producción apostó fuertemente por Ryan Gosling, en un papel que nunca había hecho, y el güero tuvo control sobre la elección del director y metió mucha mano en el script. El estelar es un personaje del cual nunca conocemos su nombre que trabaja como doble en películas de acción de día y es el conductor designado para robos y asaltos que requieren de un verdadero cirujano si en cuestiones de conducción se trata y que conoce la ciudad de Los Ángeles como la palma de su mano; estas cualidades las vemos ejemplificadas en la primera escena de acción donde El Conductor logra evadir con facilidad a esos omnipresentes helicópteros de la LAPD en pleno downtown; la mayor preocupación de El Conductor en esta escena es el seguir el partido de los Lakers en el radio; ciertamente, uno piensa, este tipo ha estado en una situación similar más de dos veces.

A diferencia de otros héroes de acción llenos de vigor y un seco sentido del humor, El Conductor es un personaje hermético que pronuncia su primer línea ya avanzada la película. A base de mucha insistencia por parte del destino se empieza a relacionar con su bonita vecina Irene (Carey Mulligan), su hijo Benicio (Kaden Leos) y el problemático esposo de Irene protagonizado por Oscar Isaac, reconocido como uno de los villanos en Sucker Punch. A partir de ahi el principal se embarca en una historia de quasi-venganza que incorpora algo de violencia al estilo A History Of Violence e Irréversible, una que otra persecución sin utilización de efectos CGI y escenas puntualizadas por música cool como esta:

Creo que parte de la frescura de la película viene por parte del director danés Nicolas Winding Refn que sin contar con experiencia en el género de acción, ni en Hollywood, entrega un punto de vista sobre el género que no es convencional. El director filma 100% en digital y como podemos ver este formato si es indiscutiblemente mejor que el celuloide, hay escenas inspiradas en el cine giallo italiano y en Brian DePalma que no le piden nada al Tecnicolor de la época. El director también pinta un Los Ángeles que es elegante a la distancia, pero como sucede en realidad: sucio, amarillento y escueto visto de cerca, los personajes se mueven entre talleres mecánicos, strip malls y departamentos. Por cierto, si a ud. le da un poco el aire a una película “Lynchiana”, no está equivocado pues el principal encargado de crear las texturas sonoras que le dan ese sentido desconcertante, “uncanny” (algo anda mal, pero no sabemos qué), a las películas de David Lynch es el mismo encargado de la musicalización en Drive: Angelo Badalamenti; en conjunto con el instrumentalista Cliff Martinez (ex-baterista de los Red Hot Chili Peppers, para los fans de la banda: si, ESE Cliff Martinez).

Creo que Drive va a ser bien recibida y recordada en los años por venir porque es de las pocas películas que gustarán a todos, a los que buscan acción, al público que busca algo artístico e incluso los hipsters estarán escuchando el soundtrack. La trama (adaptada de la novela epónima de James Sallis) no es espectacular, pero es el componente audiovisual lo que cautiva, y no estoy hablando de efectos especiales. Los únicos que me imagino terminarán decepcionados serán los que esperan ver Fast and Furious 6.

Nicolas Winding Refn ganó el premio a Mejor Director en el Festival de Cannes 2011.

4.2 / 5

%d bloggers like this: