Tag Archives: will poulter

Black Mirror: Bandersnatch

10 Jan

El concepto de opción múltiple es adaptado al cine en las plataformas de streaming a través de Black Mirror: Bandersnatch, un episodio largo de la serie británica de horror, ciencia y ficción, Black Mirror. A través del click del mouse, el espectador puede escoger entre dos opciones que se le presentan en torno a la trama que está viendo, esto ocurre seguido, como cada 4 minutos, y las transiciones, sorpresivamente, son increíblemente fluidas, como si tu elección hubiera sido parte de la trama original desde el principio, nada de “loading” o cortes abruptos en la edición, y uno tiene como 15 segundos para elegir su opción preferida. El formato, aún en esta versión inicial, funciona y lo mantiene a uno inmerso en la historia. La idea de la opción múltiple a media trama viene precisamente de los populares libros durante los 80’s, que eran para niños y adolescentes, y era una nueva manera de leer una novela de suspenso.

La historia de Black Mirror: Bandersnatch, se basa en una obra ficticia de aquella naturaleza, Bandersnatch, por el artista sufrido, Jerome F. Davies,

Will Poulter, un actor que ha tenido papeles interesantes en los últimos años

quién asesinó y decapitó a su esposa cuando estaba inmerso en su locura al momento de escribir su novela de opción múltiple. El joven Stefan Butler (Fionn Whitehead), se siente atraído por la historia del autor, así como por el concepto de opción múltiple, y pretende adaptar el libro a un videojuego en 1984, cuando los videojuegos para el hogar todavía eran una novedad (los arcade ya llevaban años siendo un éxito). Butler encuentra ayuda en un gurú de la programación de videojuegos, Colin Ritman (Will Poulter), y este último lo introduce, en algunas de las escenas más psicodélicamente bellas de la película, a algunas drogas, como el LSD, que permitirán a su creatividad “expandirse, hermano” y ponerlo en el camino para terminar Bandersnatch (el videojuego), bajo presión, a tiempo para la empresa Tuckersoft, localizada en un suburbio de Londres.

A pesar de todas las diferentes selecciones que uno pueda realizar, todo lo encamina a uno a ver como Stefan empieza a perder la noción de la realidad, y a desarrollar serios problemas mentales, algunos anclados en viejos traumas familiares con sus padres, y otros debido a la presión de construir una narrativa tan complicada para su videojuego. Uno siente que realmente no tiene el control de la narrativa, a pesar de las opciones a escoger, y se siente tan manipulado como el propio Stefan, a quién, en cierto punto, y no estoy inventando, se le puede comunicar que está siendo manipulado a través de Netflix (algo inverosímil para un chico de 1984). Es interesante como Stefan empieza a notar como no está en total control de su destino, rompiendo un poco con la llamada 4ta Pared, y regresamos a algunos de los temas que Charlie Brooker ha explorado en su serie de Black Mirror, como la paranoia, la automatización malvada, y el control absoluto por parte de algún sistema o ente maquiavélico.

Debería Stefan aceptar la oferta de trabajo?

No puedo decir que el concepto no es innovador, aunque un poco lucido por parte de Netflix para moldear completamente nuestra manera de consumir cine, están empeñados en innovar, ya sea con producciones más artísticas como Roma, o ahora con Black Mirror: Bandernatch. Netflix es insistente en que veamos el cine en casa y tiene buenas ideas bajo la manga. La película en sí es entretenida, especialmente para los que llevábamos tiempo esperando algo de Brooker y su Black Mirror.

3 / 5

Advertisements

We’re The Millers

30 Sep

were the millers 1

Cinco horas de ida y cinco de regreso en un camión es mucho tiempo, así que tuve oportunidad de ver otro par de joyas, no necesariamente de mi gusto, pero como quiera no tenía nada que hacer. Tuve un tipo de deja-vu al ver dos películas casi idénticas, esta es la primera. Curiosamente, hay un placer muy agradable en la pereza de ver algo tan soso como Quiénes Son Los Miller?, aparte de que una comedia de road-trip tiene sentido cuando uno va en movimiento también.

Ex-estrella de Saturday Night Live, por fin le dan su primer protagónico en cine, Jason Sudeikis y junto a Jennifer Aniston (no sabía que andaba tan baja de demanda) reunen una cuasi-familia, junto a los “hijos”, Kenny (Will Poulter) y Casey (Emma Roberts), con la intención de ir desde Denver a recojer un envío a México y regresar. Sencillo no?, lo inherentemente chistoso de la trama es que estos cuatro ni se conocen, ni mucho menos son familia y en general son cada quien un tipo de desadaptado social: el personaje de Sudeikis es un vendedor de droga de esquina, la de Aniston es stripper, Kenny es un chico virgen precoz y Casey es una adolescente que se fue de casa, roba cositas y toma una que otra droga. La farsa de parecer una familia la completan rentando una grande casa motorizada, asi les dicen?, un R.V. pues.

Al igual que la otra película que se desenvuelve en un R.V., tarde o temprano otra familia típica americana bien portadita los empieza a seguir, los “Millers” se meten en problemas con la ley, todas esas chuscadas. La presencia de Nick Offerman como el padre de la otra familia es bienvenida, mejor conocido como Ron Swanson en Parks & Rec, así como otros de mis gallos de la TV, Ed Helms, como villano, mejor conocido por su desempeño en The Office.

La historia es sonza, el guión bobo, la interacción entre los actores como que no funciona, pero como lo mencioné, disfruté estar hora y media de peresozo visual que andar tratando de entender los mensajes escondidos en una película de David Lynch, por ejemplo. También disfruté escuchar “Waterfalls” de TLC por primera vez como en veinte años.

Pero es una mala película, eso que ni qué.

1.5 / 5

 

%d bloggers like this: